El Real Alcázar De Sevilla. Un Mundo Nuevo Por Descubrir

El Real Alcázar de Sevilla es un magnífico complejo de patios y salas de diferentes estilos arquitectónicos, desde mudéjar hasta gótico. El corazón del complejo es el Palacio del Rey Pedro I, que construyó su residencia real en 1364 en el sitio del palacio árabe.

Este es el mejor ejemplo de estilo arquitectónico mudéjar en España. Aunque también se pueden encontrar elementos islámicos, góticos, renacentistas y barrocos en este hermoso palacio.

Historia del Alcázar de Sevilla

Poco después de que los Almohades, una dinastía morisca, ganaran el control de Sevilla en 1161, se embarcaron en un frenesí de construcción. Ellos construyeron una serie de baños, torres, una gran mezquita lujosa y un palacio fortaleza conocido como el Al-Muwarak (el bienaventurado).

Este nuevo palacio ‘El Bienaventurado’, se convirtió rápidamente en el centro de la vida oficial y literaria de la ciudad. Dando pie a leyendas que ahora forman parte de la historia de Sevilla. Los Almorávides, quienes gobernaron Sevilla y sus alrededores en el siglo X, cerrarían posteriormente el espacio de gobierno. Luego ampliaron el palacio hasta el Guadalquivir.

En el siglo XII, los Almohades añadieron sus propios edificios a las estructuras erigidas en tiempos árabes. Aquellas ruinas permanecen como los únicos ejemplos de ese tipo que todavía podemos ver hoy en día en todo el mundo. Una de ellas es la Casa de Comercio.

El Alcázar de Sevilla después de la reconquista

En 1364, después de la Reconquista de España por los cristianos, el rey Pedro I encargó la construcción de un nuevo palacio, el Palacio Pedro I, en el sitio del Al-Muwarak. Artesanos de toda Andalucía crearon un magnífico interior de estilo mudéjar, dispuesto alrededor de varios patios.

Con los años, otros monarcas siguieron expandiendo el palacio, dando lugar a un complejo diverso con diferentes estilos arquitectónicos. El piso superior del palacio todavía es utilizado activamente por la familia real.

La corona española ha tenido una gran influencia en la estructura del Alcázar. Esto se ve reflejado en las adiciones y remodelaciones que la edificación ha sufrido con el paso de los años. Un ejemplo es el piso superior del Patio de las Doncellas, que fue reformado en un estilo renacentista.

Sin embargo no todas las reformas fueron para mejorar. El encantador Patio de las Muñecas, por ejemplo, sufrió una serie de restauraciones en el siglo XIX que le privaron de su atractivo original. No obstante, se conservaron las antiguas columnas y capiteles que forman parte del diseño original.

El esplendor del Renacimiento resplandece a través de las llamadas Salas de Carlos V. Los monarcas borbónicos del siglo XIX no se privaron de dejar su sello en el Alcázar de Sevilla. Re-arreglaron los espacios en el último piso del edificio, restaurando algunos de los pasillos en el estilo de ese siglo. También decoraron con tapices y candelabros, relojes, muebles y una impresionante colección de pinturas.

Conoce la Casa de Pilatos otra joya de Sevilla

Que ver en el Alcázar de Sevilla

Entrada

Patio del León

La entrada se hace por la Puerta del León. Simplemente echa un vistazo a los azulejos en la parte superior del arco y entenderás por qué. Pasa por ella y cruza las paredes del siglo 12 para entrar en el Alcázar.

Ahora estás en el Patio del León. Hacia la izquierda está la Sala de Justicia y delante hay parte de las antiguas murallas de la fortaleza árabe.

La sala de justicia era parte del primer palacio musulmán y era el lugar donde los vizirs (los tenientes del califa) solían reunirse. Junto a él se encuentra el Patio de Yeso, básicamente los únicos restos del antiguo palacio musulmán.

De vuelta al patio del león, cruza las antiguas murallas para ir al Patio de la Montería. Su nombre se deriva de los exploradores (monteros), que acompañaron al rey en sus cazas.

A mano derecha se encuentra la Casa de Contratación. Fue construida por la Monarca Católica Isabel I de Castilla en 1503 para regular el comercio con las Nuevas Colonias (es decir, el continente americano).

El tribunal, donde los Reyes Católicos (Isabel I de Castilla y su esposo Fernando II de Aragón) conocieron a Colón después de su segundo viaje, se transformó en una capilla como se puede ver hoy en día.

Palacio Gótico

Salón de los Tapices

En el lado izquierdo del Patio del León, un pasillo le conduce al Patio del Crucero. Este fue construido en el siglo XII, durante la invasión árabe. Luego, Alfonso X agregó un nivel superior sobre el jardín que se puede ver hoy. El original está a 4.7 m abajo, habiendo sido enterrado por el terremoto de Lisboa de 1755.

El Palacio Gótico fue construido por Alfonso X en 1254 y sirvió como Palacio de Justicia. Al igual que el patio, el palacio fue dañado por el terremoto. Posteriormente se llevaron a cabo obras para restaurarlo, de ahí los detalles barrocos.

Tiene tres ambientes: la Salón de los Tapices, la Capilla y la Sala Gótica. El Salón de los Tapices tuvo que ser construido después del terremoto y tiene tapices son flamencos del siglo XVI. La Capilla y la Sala Gótica tienen hermosos azulejos que cubren parte de las paredes.

Palacio de Pedro I

Patio de las Doncellas

Al entrar al palacio lo primero que verás será el Patio de las Doncellas, el patio principal del palacio. Este fue el centro de la vida pública en el palacio de Pedro I. Desde este patio se puede llegar a varios salones: el Salón de los Reyes, Salón Carlos V y el Salón de los Embajadores. Este último fue utilizado para eventos ceremoniales.

El Salón de Embajadores es la parte más magnífica del complejo palaciego. Arcos de herradura con intrincados diseños dan acceso a la sala que está cubierta con una impresionante cúpula. Esta fue creada en 1389 en estilo morisco por Diego Ruiz, un artesano sevillano. La cúpula dorada está hecha de madera entrelazada. Justo debajo de la cúpula hay un friso con retratos de los reyes españoles.

La vida privada en el Palacio de Pedro I giraba alrededor del Patio de las Muñecas, que conduce a los dormitorios y salones privados. El pequeño vestíbulo está rodeado por una galería con columnas de mármol y arcos lobulados. El nombre del Patio de las Muñecas se deriva de cuatro pequeñas cabezas que decoran uno de los arcos.

No dejes de conocer también los Mejores Restaurantes de Sevilla

Jardines del Alcázar de Sevilla

Una visita al Real Alcázar de Sevilla también permite la entrada a los jardines reales. La zona se divide en una serie de jardines separados, algunos de los cuales son terrazas. Se presentan en una serie de estilos diversos, incluyendo francés, italiano y árabe. Los jardines llevan nombres como el Jardín de la Danza, el Jardín de las Damas y el Jardín del Príncipe.

La primera zona que encontrarás es el Jardín del Estanque. Aquí un gran arco domina una cuenca rectangular, conocida como El Estanque de Mercurio. En el centro del estanque hay una pequeña fuente con una estatua de Mercurio, el mensajero de los dioses. El arco está conectado a la Galería del Grutesco que fue una vez parte del palacio morisco original.

Desde el estanque se tiene una vista sobre una sección amurallada del jardín. A la derecha del estanque hay una serie de pequeños jardines en terrazas todos conectados entre sí a través de puertas y pequeñas escaleras. Los jardines están decorados con fuentes, grutas, un laberinto e incluso una pequeña montaña artificial.

El Jardín de la Danza está decorado con bancos cubiertos de azulejos. También hay varios pabellones en los Jardines Reales, como el hermoso Pabellón de Carlos V con arcadas, que se encuentra en el Jardín de la Alcoba.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.