Conoce los 10 castillos más hermosos de Gales

Con más fortalezas por kilómetros cuadrado que ningún lugar de Europa, Gales es la indiscutible reina de los castillos de Gran Bretaña. La mayoría de las estructuras datan del mandato del Rey Eduardo I quien construyó castillos con la finalidad de proteger su presencia en el poder que recién adquiría. Actualmente estas estructuras se conocen como Castillos Eduardianos y son famosos por haber marcado un hito en lo que se refiere a la construcción de castillos. En lugar del diseño clásico de jardín y muralla con su torre del homenaje central y empalizada exterior, estos castillos se caracterizan por tener varios anillos de murallas y múltiples torres que los hacen ver como si acabaran de salir de las páginas de un cuento de hadas. Esa cualidad particular que tienen los castillos de Gales hace que sean una gran atracción familiar gracias a su ilusión de castillos encantados.

Conoce los 10 castillos más hermosos de Gales

1.- Castillo Criccieth

Vista del Castillo de Criccieth
Vista del Castillo de Criccieth

Este hermoso castillo descansa en lo alto de un promontorio que se adentra en la Bahía de Tremaddog y es una perfecta muestra de cómo el Rey Eduardo I influenció la construcción de las fortalezas en Gales. Construido por Llywelyn el grande hacia finales del siglo XIII, este diseño incluye muchas características típicas de los castillos eduardianos incluyendo una muralla externa, espacios para el lanzamiento de flechas y huecos a forma de trampas en algunos pasadizos. Este castillo cambió de propietarios varias veces entre los ingleses y los galeses hasta el siglo XV cuando fue quemado durante la última gran rebelión de Gales. Quienes visiten el Castillo Criccieth podrán dar un recorrido por sus ruinas y explorar las exhibiciones acerca de la historia de los castillos galeses.

2.- Carreg Cennen

Hermosa vista de la estructura del Carreg Cennen
Hermosa vista de la estructura del Carreg Cennen

Posado sobre una colina rocosa de piedra caliza en el pueblo de Llandeilo en Carmartenshire, Gales, este castillo es famoso y apreciado por las hermosas vistas que ofrece así como por su rica historia. Esta estructura que data del siglo XII fue construida por Rhys de Deheubarth y reconstruida en el siglo XII por John Giffard por ordenes de Eduardo I. Aunque la ayor parte del castillo resultó destruida durante la Guerra de las Rosas, estas son unas ruinas que vale la pena visitar. Los visitantes que logran hacer la escalada hasta la cima de la colina serán premiados con una impresionante vista que bien vale el esfuerzo.

3.- Castillo de Cardiff

Entrada al Castillo de Cardiff
Entrada al Castillo de Cardiff

Este castillo que se encuentra en la Riviera del Río Taff tiene una historia que data de la ocupación romana de Gran Bretaña. Durante los años desde su instalación, esta estructura ha sido transformada varias veces fungiendo como fortaleza medieval y finalmente como una residencia de estilo gótico. En la década de 1800 el tercer Marqués de Bute transformó la estructura en un castillo gótico sacado de un cuento de hadas. Actualmente esta edificación está bajo la responsabilidad de la ciudad de Cardiff y funciona como una atracción turística. Los visitantes pueden recorrer las suntuosas habitaciones del castillo, explorar el Museo del Regimiento y pasar un tiempo en los hermosos exteriores que rodean el castillo.

4.- Castillo Raglan

Imponente entrada del Castillo Raglan
Imponente entrada del Castillo Raglan

Este castillo se encuentra en el condado de Gwent es uno de los últimos castillos medievales de Gales y su estructura demuestra como las fortalezas de Gran Bretaña se convirtieron eventualmente en Palacios. Aunque fue diseñado como edificación de defensa en 1435 también se pensó en las comodidades residenciales dando paso así a la construcción de lujosos apartamentos alrededor de un hermoso patio. Subir a la cima de la Gran Torre ofrece una imponente vista de la fosa que rodea la estructura así como de los hermosos alrededores del castillo. Los visitantes pueden dar un paseo por los celares que se construyeron para albergar cientos de barriles de vino y pueden disfrutar de tallados en madera que datan de la era medieval y que aún pueden ser vistos en el interior del castillo.

5.- Castillo Pembroke

Parte del complejo del Castillo Pembroke
Parte del complejo del Castillo Pembroke

Ubicado en Pembrokeshire en el sudeste de Gales, Pembroke es el castillo privado más grande de Gales y es también uno de los más antiguos y mejor preservados. Esta construcción data de 1093 cuando el Conde de Shrewsbury tomó el control del pueblo arrebatándoselo a los galeses. Se dice que este es el lugar de nacimiento de Henry VII y ya hacia el siglo XVII se encontraba en franco deterioro hasta que en la década de 1900 fue completamente restaurado. Actualmente se encuentra abierto al público.

6.- Castillo Caerphilly

Vista aérea del complejo de edificios del Castillo Caerphilly
Vista aérea del complejo de edificios del Castillo Caerphilly

Este castillo se encuentra en una isla y cuenta con un enorme terreno que forma parte de la propiedad. Podemos encontrarlo en el condado de Gwent y este castillo es considerado el primer Castillo concéntrico construido en Gales. La construcción interna con sus puntas redondeadas se encuentra rodeada por una muralla exterior con una casa de guardia. La construcción de este fuerte comenzó en 1268 bajo las ordenes del Conde Gilbert de Clare quien escogió para la ubicación de esta estructura el sitio en el que se encontraba una antigua fortaleza romana. Algunas piedras originales del castillo fueron utilizadas por los pobladores para la construcción de viviendas pero en la era Victoriana un Barón decidió someterlo a una profunda restauración.

7.- Castillo Beaumaris

Parte de la estructura del Castillo Beaumaris
Parte de la estructura del Castillo Beaumaris

Para 1295, la época en la que este Beaumaris se comenzó a construir, el Rey Eduardo I y su arquitecto favorito James de San Jorge ya habían perfeccionado el arte de la construcción de castillos. Ubicado en la Isla Anglesey en el condado de Gwynedd, este castillo concéntrico hermosamente diseñado nos muestra un foso conectado con el mar, torres redondas en cada esquina y entradas escalonadas ente los muros internos y externos. Aunque las habitaciones internas del castillo nunca se construyeron, el castillo aún no pierde su imponente belleza. Los visitantes pueden explorar y recorrer los espacios y caminar por los pasillos éntre los muros.

8.- Castillo de Conwy

Castillo de Conwy
Castillo de Conwy

El pintoresco pueblo de Conwy se encuentra en la costa norte de Gales. Este castillo que encontramos allí fue construido por el Rey Eduardo I entre 1283 y 1289 y es considerado una de las obras maestras del arquitecto James de San Jorge. Su ubicación en una colina rocosa en el banco del estuario de Conwy lo hacía un sitio perfecto para una estructura de defensa. Este castillo muy bien preservado cuenta con dos entradas fortificadas, ocho torres gigantes y un enorme salón. Los tours guiados llevan a los visitantes desde los salones del castillo, por la capilla hasta la cima de las torres.

9.- Castillo Harlech

Vista lateral del Castillo Harlech
Vista lateral del Castillo Harlech

Esta imponente estructura podemos encontrarla en la cima de una colina a 60 metros de altura con una hermosa vista de la Bahía Cardigan y la Península de Llyn. A pesar de haber visto tiempos difíciles, este es uno de los castillos más famosos de Gales. Fue construido por Eduardo I en 1283 tomando ventaja del lugar geográfico y los acantilados naturales en los bordes Norte y oeste. Este castillo funcionó como fortaleza hasta 1600. Actualmente los visitantes pueden disfrutar de sus ruinas y de la imponente vista que brinda a la Bahía.

10.- Castillo de Caernarfon

Hermosa vista del exterior del Castillo Caernarfon
Hermosa vista del exterior del Castillo Caernarfon

Localizado en la boca del Río Seiont en el pueblo de Caernarfon, este castillo es otro hermoso ejemplo del estilo eduardiano de la construcción de castillos. La construcción comenzó en 1283 con el levantamiento de una inmensa pared exterior que encierra la totalidad del complejo de la que aún se puede ver casi la totalidad. Una gran variedad de torres y muros internos añadían un extra de protección. El hijo de Eduardo I nació en este castillo.

También podría gustarte Más del autor

1 comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.