Ultimate magazine theme for WordPress.

Castillo De San Jorge En Lisboa: Un Encuentro Con La Historia

El Castillo de San Jorge es un castillo medieval que domina Alfama, el barrio más antiguo de Lisboa. Durante siglos, el castillo fue la residencia principal de los monarcas de Portugal. La silueta del castillo se destaca tanto de día como cuando se ilumina por la noche.

Historia del Castillo de San Jorge

Durante la Reconquista cristiana, el castillo y la ciudad de Lisboa fueron liberados del dominio moro en 1147 por Afonso Henriques. Esto se logró con la ayuda de los caballeros del norte de Europa en el Asedio de Lisboa durante la Segunda Cruzada. Esta victoria fue el único éxito notable de esa cruzada fallida.

Según una leyenda frecuentemente repetida, el caballero Martim Moniz se dio cuenta de que una de las puertas del castillo estaba abierta. Fue él quien impidió que los moros la cerraran al arrojar su propio cuerpo a la brecha. Esto permitió que los soldados cristianos entraran a costa de su propia vida. Con la toma del castillo, las fuerzas cristianas pudieron mantener la defensa de Lisboa hasta el final del siglo XII.

No te pierdas otras Atracciones que ver en Portugal

Reino de Portugal

Cuando Lisboa se convirtió en la capital del reino en 1255, el castillo sirvió como el alcáçova, una residencia fortificada para Afonso III, en su papel de gobernador. Fue ampliamente renovado alrededor de 1300 por el rey Denis I. fue él quien transformó la alcáçova morisca en el Palacio Real de Alcáçova.

Entre 1373 y 1375, el rey Fernando I ordenó la construcción de Cerca Nova o Cerca Fernandina. Este era el recinto amurallado que rodeaba la totalidad del castillo. Los maestros constructores João Fernandes y Vasco Brás fueron los responsables de su construcción.

Esta pared, que reemplazó parcialmente las antiguas murallas árabes, fue diseñada para rodear partes de la ciudad que anteriormente no estaban protegidas. Completado en dos años, tenía 77 torres y un perímetro de 5.400 metros.

El castillo y la ciudad resistieron varias veces a las fuerzas de Castilla durante el siglo XIV. Especialmente en 1373 y en 1383-1384. Fue durante este período (finales del siglo XIV) que el castillo fue dedicado a San Jorge por el rey Juan I. este monarca se había casado con la princesa inglesa Philippa de Lancaster. San Jorge, el guerrero santo, normalmente se representaba matando a un dragón, y era muy popular en ambos países.

Mira Tambien:
Conoce las 7 Maravillas del mundo Moderno

A partir de este punto, muchos de los registros del reino se ubicaron en la Torre de Ulises, también conocida como la Torre Albarrã, hasta el reinado de Manuel I. El Archivo Nacional Portugués aún se conoce como la Torre do Tombo. Entre 1448 y 1451, el maestro de obras recibió varios estipendios por su trabajo en el palacio. Estas obras públicas continuaron hasta 1452, con pagos adicionales para mano de obra y materiales. La idea era convertir el edificio de un castillo fortificado a una residencia real.

Comienzo del fin

Alrededor del siglo XVI, después de la construcción del Palacio de Ribeira junto al río Tajo, el Palacio de Alcáçova comenzó a perder su importancia. Un terremoto que ocurrió en 1531 dañó el antiguo castillo, contribuyendo aún más a su decadencia y abandono. En 1569, el rey Sebastián ordenó la reconstrucción de los apartamentos reales en el castillo. Hizo esto con la intención de usarlo como su residencia oficial.

Como parte de la reconstrucción, en 1577 Filippo Terzi demolió una de las torres cerca de la fachada principal de la iglesia de Loreto. Sin embargo, muchas de las obras nunca se completaron. La siguiente crisis dinástica portuguesa abrió el camino durante sesenta años de dominio español. Durante este tiempo el castillo se convirtió en cuarteles militares y una prisión.

El 30 de diciembre de 1642, Teodósio de Frías el Joven fue nombrado maestro de obras para continuar las obras iniciadas por su padre y su abuelo. Esto era parte de un plan mayor por parte de las fuerzas españolas para revivir la fortificación. Sin embargo, después de que Portugal recuperó su independencia después de la Guerra de la Restauración portuguesa, las obras fueron asumidas por el gobierno portugués.

Mira Tambien:
Galería Nacional De Londres | Una De Las Mejores Del Mundo

Proyectos de reconstrucción

El 6 de noviembre de 1648, Nicolau de Langres fue convocado para asumir la construcción de una nueva fortificación. Esta rodearía el Castillo de San Jorge y las murallas de la ciudad de Lisboa. En 1650 el arquitecto militar Mateus do Couto fue nombrado maestro de obras del proyecto. De esta manera la reconstrucción asumió una nueva formalidad. La construcción siguió los planes de Couto entre 1657 y 1733.

En 1673, un Hospital, dedicado a São João de Deus, se instaló en los terrenos junto a la Rua do Recolhimento. A finales del siglo XVII, el Recolhimento do Castelo se construyó a lo largo del ángulo sureste del patio. Y en 1733, los nuevos proyectos fueron iniciados por el maestro Custódio Vieira.

El terremoto de 1755 en Lisboa dañó severamente el castillo y contribuyó a su continua decadencia. Aparte de las paredes del antiguo castillo, el hospital de soldados y el Recolhimento quedaron en ruinas. La necesidad de mantener una fuerza militar de apoyo dentro de la ciudad capital requirió la expansión del papel de guarnición y presidio del sitio.

De 1780 a 1807, la institución benéfica Casa Pia, dedicada a la educación de los niños pobres, se estableció en la ciudadela. Inspirado por los eventos del terremoto y el siguiente tsunami, el primer Observatorio Geodésico en Portugal fue construido en 1788 en la cima de una de las torres del castillo. Esta sería más tarde conocida como la Torre do Observatório.

La investigación arqueológica realizada en varias áreas a fines del siglo XX fue vital para confirmar la antigüedad de la colonia. Además de la inestimable importancia histórica de la ubicación. Esto fue la base para el Real Decreto de 1910 que declara el Castillo de San Jorge como Monumento Nacional.

Características del Castillo de San Jorge

El complejo del castillo está rodeado por sólidas paredes exteriores desde donde los visitantes tienen una amplia vista de Lisboa. La entrada al complejo conduce a la Praça d’Armas (plaza de armas). Esta es una plaza abierta donde se encuentra una estatua del primer rey de Portugal entre los árboles.

Mira Tambien:
Los 10 Parques Nacionales más visitados de Estados Unidos

Desde allí verás unos escalones que conducen a los visitantes a través de un jardín romántico con estatuas. Este se encuentra a lo largo del antiguo Palacio Real de Alcáçova hacia la ciudadela fortificada. La ciudadela de aspecto robusto está rodeada por murallas. Y estas conectan once torres almenadas. Los visitantes pueden caminar hasta las murallas e ir de torre en torre.

La torre más central es la Torre de Ulises donde se guardaban los archivos reales. Dentro hay una cámara oscura, un dispositivo óptico inventado por Leonardo da Vinci. Este proyecta imágenes en vivo de toda la ciudad sobre las paredes de la torre. A la derecha está la Torre de la Fortaleza, la más fuerte de todas las torres y la que se utiliza como un puesto de comando.

A la izquierda de la Torre de Ulises se encuentra la Torre del Palacio, llamada así por el cercano palacio Alcáçova. Esta estructura ahora alberga un restaurante y un museo. El museo muestra una colección de hallazgos arqueológicos excavados en el sitio del castillo.

Sitio arqueológico

Una larga muralla conduce desde la ciudadela al este hacia un sitio arqueológico. Es aquí donde se han excavado restos de un barrio morisco, el Palacio de los Condes de Santiago y restos de la edad de hierro.

La muralla pasa por la Puerta de Moniz, una de las tres puertas principales del castillo. La puerta lleva el nombre del noble que, según la leyenda, dio su vida durante el asedio de 1147. Supuestamente hizo esto arrojándose en la puerta de cierre, permitiendo la entrada de las tropas cristianas al castillo.

Visitar el Castillo de San Jorge

La visita al Castillo de San Jorge durará aproximadamente toda la mañana ya que el sitio es bastante grande. Además del Castillo con sus once torres, también podrás visitar un pequeño museo. También hay un bar y un restaurante si deseas almorzar antes de continuar explorando Lisboa. Después de tu visita, te recomendamos que pasees por algunas de las calles de los alrededores. Además, la Colina de San Jorge también alberga la Catedral de Lisboa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.