¿Qué Sabes Acerca De Las Catacumbas De Roma? Su Historia Y Las Reliquias Que Guardan

Hay pocos lugares en el mundo que producen una sensación tan extraña como las Catacumbas de Roma. Estos son lugares subterráneos utilizados como sitios de entierro. Esta solución subterránea se tomo en vista de la superpoblación de las tierras romanas. Se encuentran en estas catacumbas restos no solo de cristianos sino de romanos de todas las religiones.

 Historia de las Catacumbas de Roma

La ley romana prohibía enterrar a los muertos dentro de las antiguas murallas de la ciudad, por razones sanitarias. Los antiguos caminos romanos estaban revestidos de elaboradas tumbas de patricios de la sociedad. Estos a menudo fueron cremados y sus cenizas fueron preservadas en urnas.

Los primeros cristianos, sosteniendo que debían estar listos para la Resurrección, no fueron cremados, sino enterrados en las cuevas subterráneas excavadas en piedra. Una vez que sus cuerpos eran envueltos en dos capas de tela empapada con lejía (para evitar el riesgo de contaminación), eran depositados en nichos dentro de las paredes de la cueva.

La opinión académica varía en cuanto a las catacumbas. Algunos sostienen que los primeros cristianos usaron las catacumbas como lugares de refugio de la persecución. Mientras que otros creen que eran puntos de encuentro para honrar a los difuntos, particularmente mártires y papas, usualmente con un banquete.

Hoy en día la tutela de las Catacumbas de Roma está confiada a la Pontificia Commissione di Archeologia Sacra, que gestiona las excavaciones y restauraciones.

Descripción de la catacumba como lugar de entierro

Las catacumbas de Roma se componen de pasajes subterráneos (ambulacra), en cuyas paredes se excavaron tumbas (loculi). Estos loculi eran generalmente establecidos verticalmente (pilae) y podían contener uno o más cuerpos.

Otro tipo de entierro, típico de las catacumbas romanas, era el arcosolio. Este consistía en un nicho curvo, encerrado bajo una losa de mármol horizontal tallada. La Cubicula (enterramientos que contienen loculi para una familia) y las criptas (capillas decoradas con frescos) también se encuentran comúnmente en las catacumbas. Cuando el espacio comenzó a agotarse, otras tumbas también fueron excavadas en el piso de los pasillos. Estas tumbas se llaman formae.

Las Catacumbas de Roma

Estos lugares fascinantes narran las antiguas costumbres y tradiciones romanas. Existen más de 60 catacumbas y miles de tumbas en Roma y sus alrededores. Además, había seis catacumbas judías, cuatro de las cuales han desaparecido, mientras que las otras dos permanecen cerradas. Las catacumbas romanas fueron construidas a lo largo de las antiguas calles romanas (viae consulares) Via Appia, Ostiense, Labicana, Tiburtina y Nomentana.

No dejes de conocer el hermoso Arco de Constantino

De todas las catacumbas que se encuentran bajo la ciudad de Roma, solo 5 se encuentran abiertas actualmente al público. Estas son:

Catacumba de San Calixto

Estatua de Santa Cecilia

Se cree que la Catacumba fue creada por el futuro Papa Callixto I, entonces diácono de Roma. Este complejo cementerio ocupa 15 hectáreas y tiene casi 20 km de largo. Las partes más antiguas de esta catacumba son la cripta de Lucina, la región de los Papas y la región de Santa Cecilia.

Las otras regiones se denominan región de San Gayo y la región de San Eusebio (finales del siglo III). Además la región del Oeste (construida en la primera mitad del siglo IV) y la región de Liberia (segunda mitad del siglo IV). Todas ellas muestran una arquitectura subterránea grandiosa. Una moderna escalera da acceso a la región de los Papas, en la que se encuentra la cripta de los papas. Allí nueve pontífices y, tal vez, ocho representantes de La jerarquía eclesiástica habrían sido enterrados.

En una de las criptas está la tumba de Santa Cecilia, cuyas reliquias fueron removidas por el Papa Pascual I en 821. A poca distancia, una arcada del siglo II da acceso a la cubicula de los sacramentos. Allí veremos frescos del siglo III que muestran el bautismo, la Eucaristía y la resurrección de la carne. En la región de San Militiades al lado, el sarcófago de un niño tiene un frente esculpido con episodios bíblicos.

Catacumba de San Sebastiano

Esta catacumba se encuentra a lo largo de Via Appia Antica, en el Barrio Ardeatino. Es una de los muy pocas que siempre han sido accesibles. Desde la basílica arriba una escalera conduce a los túneles, con varios cubículos. Del cubículo de Jonah, que se remonta al siglo IV destaca un fresco que representa cuatro escenas de la vida del profeta. La cripta restaurada de San Sebastián alberga un altar que sustituye al antiguo y el busto de San Sebastián atribuido a Bernini.

Hay tres mausoleos que se remontan al siglo II, posteriormente reutilizados. El primero de la derecha está decorado con pinturas y tiene una inscripción con el nombre del propietario, Marcus Clodius Hermes. El interior alberga tumbas y cuadros y muestra una bóveda decorada con la cabeza de una gorgona. El segundo, llamado Mausoleo de Innocentiros, tiene una bóveda decorada con estucos refinados. A la izquierda está el Mausoleo del Adzé, cuya decoración consiste en brotes de vid que brotan de kantharoi colocados sobre pilares falsos.

Catacumba de Santa Domitila

Cerca de las catacumbas de San Calixto se encuentran estas impresionantes catacumbas nombradas en honor a Santa Domitila. Se trata de 15 kilómetros de cuevas subterráneas. Estas catacumbas son únicas porque son las más antiguas de las catacumbas de Roma, y las únicas que todavía contienen huesos. También son las mejor conservadas y una de las más extensas de todas.

Incluidos en sus pasajes están un fresco del siglo II de la Última Cena y otros artefactos valiosos. Hay casi 150.000 cuerpos enterrados en las Catacumbas de Santa Domitila. Y estas son las únicas catacumbas que tienen una basílica subterránea. La entrada se encuentra en la via delle Sette Chiese 282.

Te invitamos a descubrir Los 10 Mejores Museos de Roma

Catacumbas de Priscilla

Fresco

Estas catacumbas se encuentran en la Via Salaria de Roma. Algunas de las paredes y los techos exhiben decoraciones que ilustran escenas bíblicas. Las catacumbas de Priscilla se dividen en tres áreas principales: un arenarium, un criptoportico, y el enterramiento subterráneo de la antigua familia romana, el Acilius Glabrio.

Las pinturas murales de esta catacumba incluyen imágenes de santos y símbolos cristianos primitivos. Particularmente notable es la Capilla griega, una cámara cuadrada con un arco que contiene frescos del siglo III con escenas del viejo y el nuevo testamento. Las catacumbas de Priscilla contienen unas de las pinturas marianas más antiguas conocidas, de principios del siglo III. Siete primeros papas y muchos mártires fueron enterrados en el cementerio.

Catacumbas de Santa Agnes

Esta catacumba se sitúa en la segunda milla de via Nomentana, dentro del complejo monumental de Sant’Agnese fuori le mura, en la Quartiere Trieste. Santa Agnes es el único mártir enterrado en esta catacumba según documentos antiguos. La Catacumba de Santa Agnes se eleva en tres niveles y se divide en cuatro regiones. No tiene pintura significativa, pero es rica en testimonios epigráficos.

La Regio I es el nivel más antiguo y data del siglo III.  Regio II creció a partir del siglo IV y sufrió, más que las otras regiones, las penas de los excavadores. La Regio III también se remonta al siglo IV, y es la más amplia de todo el complejo. El primero en excavar la catacumba la encontró sustancialmente intacta, enterrada bajo una capa de limo que la preservó. Muchos de los objetos encontrados en esta región se mantienen ahora en los Museos Vaticanos.

Por su parte la Regio IV se sitúa entre la actual basílica y las ruinas de la basílica costantiniana de Constantino. Esta región creció después de que el emperador Constantino construyó su basílica destruyendo la necrópolis pagana sobre la catacumba. Muchos platos con inscripciones, procedentes del cementerio pagano, fueron utilizados para construir las escaleras de acceso. Esta contiene la inscripción más antigua de toda la catacumba: data del año 314 y es el epitafio de un hombre llamado Sisinnius.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.