Catedral De San Marcos En Venecia, Una Joya Que Debes Conocer

Con una profusión de cúpulas y más de 8000 metros cuadrados de mosaicos, la Catedral de San Marcos es una vista inolvidable. Fue fundada en el siglo IX para albergar el cadáver de San Marcos después de que astutos mercaderes venecianos lo sacaran de Egipto. La iglesia original se incendió en el año 932, pero Venecia reconstruyó la basílica en su propia imagen cosmopolita.

Esta hermosa estructura cuenta con cúpulas bizantinas, un diseño de cruz griega y paredes revestidas con mármoles de Siria, Egipto y Palestina.

Historia de la Catedral de San Marcos

Catedral de San Marcos

En 828, los mercaderes venecianos robaron las reliquias de San Marcos Evangelista desde su lugar de descanso original en Alejandría, Egipto. Se dice que los venecianos escondieron las reliquias en un barril bajo capas de carne de cerdo. Esto para poder pasar a los guardias musulmanes. La aventura está representada en el mosaico del siglo XIII sobre la puerta más a la izquierda de la entrada principal de la Catedral de San Marcos.

Las reliquias se alojaron inicialmente en una capilla temporal dentro del Palacio Ducal. Pero se construyó una iglesia más sustancial para albergar las valiosas reliquias entre 829-32. Esta se quemó en una rebelión contra el duque Pietro Candiano IV en 976. La iglesia fue restaurada por el duque Domenico Contarini. La actual basílica, que incorpora los edificios anteriores, se completó alrededor de 1071.

La estructura básica del edificio ha cambiado muy poco durante el último milenio. Sin embargo su decoración se modificó regularmente después de su finalización. Los siglos sucesivos, especialmente el XIV, contribuyeron a su decoración. Y los barcos venecianos de Oriente trajeron un suministro prácticamente continuo de columnas, capiteles o frisos de antiguos edificios para adornar la basílica.

El ladrillo exterior fue cubierto gradualmente con varios mármoles y tallas, algunos mucho más antiguos que el edificio en sí. Se construyó una nueva fachada y las cúpulas se cubrieron con cúpulas de madera más altas. Esto para mezclarse con la arquitectura gótica del Palacio Ducal rediseñado.

La Catedral de San Marcos fue la capilla de los Duques durante la mayor parte de su historia, pero en 1807, se convirtió en la catedral de Venecia.

No dejes de conocer Dónde Hospedarte en Venecia

Qué ver en la Catedral de San Marcos

La Basílica de San Marcos está inspirada en la Iglesia de los Santos Apóstoles de Constantinopla Magna (que ya no existe) y la Iglesia de Santa Sofía en Estambul. Tiene un plano de planta en forma de cruz griega, con una cúpula sobre el cruce. Hay otra cúpula en cada uno de los cuatro brazos. Cada brazo tiene un pasillo central y dos pasillos laterales. Un nártex envuelto alrededor del extremo oeste disfraza la forma de la cruz pero crea una superficie ancha y plana para la gran fachada.

Fachada

Decorada con arte bizantino, románico y gótico, la fachada oeste está compuesta por dos órdenes de cinco arcos rebajados. Estos están sostenidos por grupos de columnas cuyos capiteles fueron tallados en los siglos XII y XIII. Los delicados pináculos y otras decoraciones en la parte superior de la fachada son adiciones góticas de los siglos XIV y XV.

Hay muchos detalles fascinantes para disfrutar en el exterior de la Catedral de San Marcos. Esto es gracias a la incorporación de una amplia variedad de obras de arte desde la Antigüedad hasta la Edad Media. Un punto culminante particular es el mosaico exterior más antiguo (1260-70), ubicado sobre la puerta más al norte (izquierda) en la fachada oeste. Su tema es El Traslado del cuerpo de San Marcos e incluye la representación más antigua conocida de la Catedral de San Marcos.

Tampoco hay que perderse el lado sur (el más cercano al Palacio Ducal). Allí se pueden admirar dos columnas independientes finamente talladas en estilo bizantino. Probablemente sean de Siria del siglo V o VI. Cerca, en la esquina exterior del Tesoro, hay esculturas de pórfido egipcio conocidas como los “tetrarcas”. Datan del siglo IV y se cree que las figuras reales abrazadas representan a Diocleciano y sus tres co-gobernantes.

Nártex

Catedral de San Marcos

El nártex, una característica arquitectónica común a las iglesias bizantinas, envuelve el extremo oeste de la basílica. Tiene un hermoso pavimento de mosaico de mármol de los siglos XI y XII. Además de espléndidos mosaicos dorados que son más fáciles de ver que los del interior principal gracias al techo inferior.

La mayoría de los mosaicos del nártex representan historias del Antiguo Testamento, preparando al visitante para las historias del Nuevo Testamento dentro de la iglesia. Muchos datan del siglo XIII. Las Historias del Génesis son particularmente interesantes (a la derecha justo dentro de la puerta central). Inmediatamente delante de la puerta central hay figuras de los Cuatro Evangelistas de los siglos XI y XII.

Interior de la Catedral de San Marcos

Catedral de San Marcos

En el interior, es casi imposible no mirar de inmediato los espectaculares mosaicos dorados. Estas obras cubren un área de aproximadamente 8,000 metros cuadrados en las bóvedas y cúpulas. En su mayoría datan del siglo XII y proclaman el mensaje de la salvación cristiana a través de eventos del Nuevo Testamento.

Entretejidos con este plan principal están motivos tales como la historia de la Virgen y los martirios de San Pedro y San Clemente. Además de los acontecimientos en las vidas de San Juan Evangelista, San Juan el Bautista y San Isidro. Estos forman el gran panteón de santos venerados por los venecianos. Pero lo más importante de todo son los ciclos con la leyenda de San Marcos. El fondo dorado está destinado a impresionar, pero también simboliza lo Divino y la luz de Dios mismo.

En el piso hay dibujos intrincados que son una mezcla de mosaicos y mármol del siglo XII. Estos presentan diseños geométricos y animales. Un medallón rojo en el piso del porche, dentro de la puerta principal, marca el lugar donde, en 1177, el Duque Sebastiano Ziani orquestó la reconciliación entre Barbarroja, el Sacro Emperador Romano y el Papa Alejandro III.

Te mostramos las mejores actividades Qué Hacer en Venecia con Niños

Otros detalles del interior

Catedral de San Marcos

Sobre el altar mayor hay un baldaquino sobre columnas decoradas con relieves del siglo XI. El retablo es el famoso Pala d’Oro, un panel de oro incrustado con gemas. Fue encargado por orfebres bizantinos en 976 y embellecido con el paso de los siglos. Napoleón robó algunas de las piedras preciosas en 1797, pero aún quedan muchas brillando detrás de vidrios protectores.

Los puestos del coro están decorados con incrustaciones de Fra Sebastiano Schiavone, y sobre ellos, a ambos lados, hay tres relieves de Sansovino. En los dos púlpitos de mármol del ambón hay estatuillas de los hermanos Massegne (1394). También en el coro están las estatuas de bronce de los Evangelistas de Sansovino y de los Cuatro Doctores de Caliari.

Los Caballos de San Marcos

Catedral de San Marcos

Los famosos Caballos de San Marcos han sufrido una historia agitada. Estas piezas fueron exhibidas durante mucho tiempo en el Hipódromo de Constantinopla. Las cuatro esculturas de bronce de tamaño natural datan de la época greco-romana. Originalmente formaban parte de una cuadriga triunfal (un carro tirado por cuatro caballos de fondo).

Fueron saqueados de Constantinopla durante la Cuarta Cruzada y enviados a Venecia en 1204 por el Duque Enrico Dandolo. En Venecia, los caballos fueron colocados por primera vez en el Arsenal, pero unos 50 años después fueron trasladados al exterior de la Catedral de San Marcos.

Los venecianos no fueron los únicos a los que les gustaron los antiguos caballos. Estos fueron llevados a Francia por Napoleón en 1797. Volvieron a Venecia en 1815 y permanecieron en su lugar hasta la década de 1990. En esa época fueron llevados a una galería superior para su protección. Réplicas ahora toman su lugar en la fachada de la catedral.

Los caballos originales se pueden visitar por un pequeño cargo de admisión. Sigue las indicaciones subiendo las escaleras desde el lado derecho del nártex, justo afuera de la puerta de la basílica principal.

Tesorería

El Tesoro a la extrema derecha del altar mayor, tiene una impresionante colección del saqueo de los cruzados de Constantinopla. Además podrás ver otros íconos y reliquias reunidas por la iglesia a lo largo de los años.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.