Mezquita De Córdoba – Historia Y Arquitectura De La Mezquita-Catedral

Conocida localmente como Mezquita-Catedral, la Gran Mezquita de Córdoba es una de las estructuras más antiguas que aún existen desde la época en que los musulmanes gobernaban Al-Andalus. Esta zona es la Iberia musulmana incluyendo la mayor parte de España, Portugal y una pequeña sección del sur de Francia. Córdoba está a dos horas en tren al sur de Madrid, y atrae a visitantes de todo el mundo.

Historia de la Mezquita de Córdoba

Mezquita de Córdoba

En 766 DC, Córdoba se convirtió en la capital de la recién designada región musulmana de al-Andalus bajo el gobierno de Abd al-Rahman I. Abd al-Rahman I compró la mitad de la Iglesia de San Vicente de la congregación local. Esta iglesia fue destruida y una gran mezquita puesta en su lugar. Durante las próximas dos décadas al-Rahman trabajó para diseñar una mezquita que rivalizaría con la Gran Mezquita de Damasco, incorporando estilos y elementos locales.

La construcción de esta mezquita se inició en 784 dC. Y en el curso de los próximos doscientos años, recibió varias modificaciones y alteraciones por los gobernantes musulmanes de al-Andalus. La Gran Mezquita de Córdoba se completó finalmente más de 200 años después. Para ese momento esta se había convertido en la mezquita islámica más innovadora del mundo.

La Gran Mezquita de Córdoba original fue arquitectónicamente innovadora por una serie de razones. Es el uso de esas características que hicieron de esta estructura la fascinante maravilla que es.

Desde 1236 la antigua mezquita ha servido de catedral cristiana. Y su carácter morisco fue alterado en el siglo XVI con la erección en el interior de un altar mayor central y coro cruciforme. Numerosas capillas a lo largo de los lados del gran patio y un campanario 90 metros de altura en se colocó en lugar del antiguo minarete.

Arquitectura de la Gran Mezquita de Córdoba

La mezquita de Córdoba es el mejor ejemplo de arquitectura musulmana, junto a la Alhambra de Granada, en el mundo occidental. Además, es un magnífico ejemplo de arquitectura que combina dos religiones, la musulmana y la cristiana.

A pesar de la reconquista, los líderes cristianos pudieron apreciar el valor artístico y arquitectónico del templo insertando una catedral en el centro y respetando el resto del conjunto. Hoy podemos ver la combinación y contraste de estos dos estilos arquitectónicos.

Una de las características principales de las mezquitas es la colocación del mihrab, el qibla del santuario que señala en la dirección de La Meca. En el caso de la Mezquita de Córdoba, mira hacia el sur. Esto podría deberse al terreno a lo largo del río Guadalquivir, a la influencia de la Gran Mezquita de Damasco, Siria; o la ubicación del Cardo romano de Córdoba.

El salón hipóstilo

Mezquita de Córdoba

El edificio se compone de una gran sala de oración hipóstila llena de columnas, un patio con una fuente en el centro, un patio de naranjos, un pasaje cubierto que rodea el patio y un minarete que ahora está encerrado en una torre de campanario.

La expansiva sala de oración parece magnificada por su repetida geometría. Está construido con antiguas columnas romanas recicladas de las que brota una sorprendente combinación de arcos simétricos de dos niveles, formados de piedra y ladrillo rojo.

El Mihrab

Mezquita de Córdoba

El punto focal en el salón de oración es el famoso mihrab arqueado con herradura o nicho de oración. Un mihrab se usa en una mezquita para identificar la pared que mira a La Meca, el lugar de nacimiento del Islam en lo que hoy es Arabia Saudita. Esto es práctico ya que los musulmanes miran a La Meca durante sus oraciones diarias.

El mihrab en la Gran Mezquita de Córdoba está enmarcado por un arco exquisitamente decorado. Detrás de este se encuentra un espacio inusualmente grande, del tamaño de una pequeña habitación. Las tesseras de oro crean una deslumbrante combinación de azules oscuros, marrones rojizos, amarillos y dorados que forman intrincadas bandas caligráficas y motivos vegetales que adornan el arco.

El Domo

Mezquita de Córdoba

Por encima del mihrab, hay una cúpula igualmente deslumbrante. Está construido de costillas entrecruzadas que crean arcos apuntados cubiertos ricamente con mosaicos de oro en un patrón radial. Esta asombrosa técnica de construcción anticipa las bóvedas góticas posteriores, aunque en una escala más modesta.

La Gran Mezquita de Córdoba es un excelente ejemplo de la capacidad del mundo musulmán para desarrollar brillantemente estilos arquitectónicos basados en tradiciones regionales preexistentes. Aquí hay una combinación extraordinaria de lo familiar y lo innovador. Un vocabulario estilístico formal que puede ser reconocido como “islámico” incluso hoy en día.

No dejes de conocer los Mejores Restaurantes de Córdoba

El Patio de los Naranjos

Mezquita de Córdoba

El patio ha cambiado y ha sido ampliado con las diversas reformas y extensiones de la mezquita. Hoy mide 130 metros de largo y 50 metros de ancho. El desarrollo más importante hacia el norte, fue en el momento de Abd al-Rahman III. En ese momento se derribó el minarete de Hisham I, y se hizo la extensión lateral de Mansur.

Esta área funcionó en tiempos islámicos como un lugar para eventos públicos, para la enseñanza y administración de justicia. En los primeros días de los arcos del Oratorio estaban abiertos, creando un patio. Más tarde se produjo la construcción de las galerías Abderramán I y la sala de minarete y abluciones de Hisham I.

Los claustros se deben hoy a una remodelación del siglo XVI llevada a cabo por el Obispo Martín Fernández de Angulo. Bajo el patio de naranjos hay una gran cisterna que proporciona agua necesaria para la purificación de los musulmanes antes de entrar en la mezquita.

Hay evidencia de la existencia de naranjos en el patio desde el siglo XV. Pero ya en el XIII todavía tenía palmeras en él. En el siglo XVIII se agregaron olivos y cipreses. El patio también tiene dos fuentes, Santa María (siglo XVII) y Canela (1752).

El minarete

Mezquita de Córdoba

El minarete fue construido en tiempos de Abderramán III y hoy se conserva en el interior del campanario. Dañado después de una tormenta, fue arreglado por el Capítulo de la Catedral en 1593. Se demolió parte del antiguo minarete y se construyó el campanario. En el siglo XVII se continuaron las obras bajo el mando de Juan Baquero Matilla, que construyó el reloj corporal.

Frente al peligro del colapso, todos están mejor cementados hacia finales del siglo. En 1664 Gaspar de la Peña hizo el campanario. Por último, la figura de San Rafael en la torre es obra de los escultores Bernabé Gómez del Río y Pedro de la Paz.

Catedral

Mezquita de Córdoba

La catedral tiene una cruz latina, bóvedas góticas y una cúpula renacentista. El retablo, terminado en el siglo XVII, es de mármol. Los pulpitos, a ambos lados del arco principal, son del siglo XVIII. Están hechos de mármol y caoba. El coro, también del siglo XVIII, es obra del maestro sevillano Pedro Duque Cornejo. Está tallado y esculpido en caoba, representando varios temas.

Otro valor artístico importante es el Tesoro. Después de la Capilla del Cardenal Salazar se encuentra la colección de la catedral. Esta está formada por piezas de marfil y plata realizadas entre los siglos XV y XX. Entre ellos está la parte de la custodia de Corpus Christi, diseñada por Enrique de Arfe celebrada en el siglo XVI.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.