6 Fabulosos Monumentos De Francia Dignos De Visitar

Francia cuenta con bellos paisajes y ciudades románticas llenas de monumentos y otras atracciones turísticas. Los viajeros que buscan explorar los monumentos de Francia encuentran muchos de ellos en o cerca de París.

París es una ciudad con una historia vertiginosa que se remonta al siglo III antes de Cristo. No es de extrañar, entonces, muchos monumentos de Francia se encuentren en París. Sin embargo, todo el país está repleto de lugares que valen la pena conocer.

6 Fantásticos Monumentos de Francia

1.- Catedral de Notre Dame, París

Datada del siglo 12, las dramáticas torres de Notre Dame junto a las orillas del río Sena, llaman todos a venir deleitarse en ella. Es simplemente impresionante, con sus intrincados detalles arquitectónicos góticos. Su famoso campanario desde el que todavía se puede imaginar al Quasimodo de Hugo llevar a cabo sus funciones; Las gárgolas grotescas, asustadizas o humorísticas. El deslumbrante rosetón interior.

Esta catedral es una vista que no es probable que te deje indiferente. Si tienes tiempo extra, asegúrate de visitar la cripta arqueológica de Notre Dame. Aquí podrás conocer más sobre la historia de su construcción y otros elementos fascinantes.

La catedral de Notre-Dame consiste en un coro y un ábside, un transepto corto, y una nave. Esta está flanqueada por pasillos dobles y capillas cuadradas. Dos torres góticas tempranas macizas (1210-50)  de 68 metros de altura coronan la fachada occidental, La fachada se divide en tres pisos y sus puertas están adornadas con tallas góticas tempranas finas. Está coronadas por una fila de figuras de reyes del viejo testamento.

2.- Mont Saint Michel, Normandía

Esta es una impresionante ciudad amurallada medieval, coronada por una gran abadía gótica. Está construida sobre un pequeño afloramiento de granito que se erige por sí solo en el estuario del río Couesnon. Esta zona es ahora conocida como bahía del Monte Saint Michel. El Mont Saint Michel es uno de los pocos lugares en Francia que han conservado intactas sus murallas y defensas medievales.

El primer oratorio cristiano fue fundado en la isla ya en el año 708 DC. Durante la Edad Media, el Mont Saint Michel era un lugar importante e icónico en esta parte del noroeste de Europa. Su abadía floreció como uno de los grandes lugares de aprendizaje en el siglo XII. Esto antes de convertirse en un lugar de importancia simbólica en las luchas que convulsionaron Europa occidental a finales del medioevo.

Estas luchas enfrentaban a los normandos contra los bretones, franceses contra normandos y franceses contra ingleses. La abadía que la mayoría de los visitantes suben a ver es un buen ejemplo de arquitectura medieval y uno de los mejores monumentos de Francia.

3.- Torre Eiffel, París

Cuando el hito más famoso del mundo fue presentado como parte de la Exposición Mundial de 1889 en París, la mayoría lo describió como una monstruosidad en el horizonte de la ciudad. De hecho muchos exigieron su eliminación. Ahora se ha convertido en el más visitado de los monumentos de Francia.

Durante 41 años, desde su inauguración en 1889 hasta 1930, la Torre Eiffel fue la estructura hecha por el hombre más alta del mundo. Originalmente fue puesta en un arrendamiento de 20 años. Quiere decir que debería haber sido desmantelada en 1909. Pero para entonces se había convertido en un hito tan popular que el ayuntamiento de París decidió mantenerla abierta. Una decisión que seguramente nunca ha lamentado.

La torre se construyó con 7300 toneladas de arrabio, notablemente poco teniendo en cuenta la altura de la estructura. La torre tiene tres niveles, y hay restaurantes en el primero y el segundo. La mayoría de los visitantes utilizan los ascensores al primer y segundo nivel, aunque hay escaleras para el muy enérgico. El acceso a la cima es por el ascensor solamente.

4.- Palacio de los Papas, Aviñón

Clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el Palacio de los Papas es uno de los más visitados monumentos de Francia. Es un símbolo verdadero de la influencia del cristianismo occidental en el siglo XIV. Esta obra maestra de 15.000 m2 es la fortaleza medieval más grande y el palacio gótico más grande de Europa.

Construido en menos de 20 años a partir de 1335, el Palacio de los Papas es la amalgama de dos palacios. Cada uno fue construido por un papa. Benedicto XII, construyó el antiguo palacio al este y al norte, y su sucesor Clemente VI, El sur y el oeste. En el siglo XIV, el Palacio de los Papas fue ocupado por 7 papas y 2 papas del Cisma Papal antes del regreso del papado a Roma.

Ofrece innumerables e incomparables riquezas, tanto arquitectónicas como pictóricas. El Palacio hunde a los visitantes en el corazón del esplendor de la corte papal. Se necesita una buena hora para descubrir las más de 25 habitaciones abiertas al público. Entre ellas las salas ceremoniales, la sala del tribunal y el consistorio. Además de las capillas con sus magníficos frescos del famoso pintor Matteo Giovanetti y los apartamentos privados de los papas.

5.- Palacio de Versalles, Versalles

En 1661 Luis XIV transformó un humilde pabellón de caza en un palacio brillante. Toda la finca cubría 2.000 acres. La construcción de Versalles requirió unos 30.000 trabajadores. Y fue tan costosa que casi acabó con las arcas de Francia. El edificio principal contiene grandes salas y dormitorios.

Los Apartamentos del palacio son lujosos escenarios llenos de murales, pinturas y esculturas. Además de cortinas de terciopelo, alfombras Savonnerie, bronce dorado y mármol teñido. Estos salones están dedicados a deidades griegas como Hércules y Mercurio. Luis XIV eligió el Salón de Apolo, el dios del sol, para servir como la sala del trono para el Rey Sol.

Lo más espectacular de todo es el Salón de los Espejos. Un salón de baile alineado con 17 espejos enormes. En la capilla real barroca de oro y blanco, Louis XVI se casó con María Antonieta en 1770, cuando ambos eran adolescentes.

El eje central de los jardines de Versalles es el Gran Canal de una milla de largo, que está situado para reflejar el sol poniente. A su alrededor se extienden plantaciones geométricas de canteros, senderos, estanques y lagos. Por no mencionar las fuentes – unas 1.400 de ellas a la vez. Incluyendo una espectacular fuente en la que un carro tirado por caballos lleva un triunfante Apolo. Sin duda uno de los más deslumbrantes monumentos de Francia.

6.- Arco del triunfo

Este arco se encuentra a 164 pies por encima del animado círculo de tráfico a la cabeza de la Avenida de los Campos Elíseos. El Arco de Triunfo parece ejemplificar la pompa y la circunstancia. No se consiguen muchas estructuras como éstas. Es un icono de la Francia imperial bajo Napoleón I.

El arco es testimonio de una época en que los líderes europeos no sentían vergüenza en erigir estructuras masivas al servicio de sus egos igualmente masivos. Muchos no se molestan en tomar el tour a la cima. Pero las vistas sobre la elegante avenida, que se extiende todo el camino a la Place de la Concorde, a través de las Tullerías y en el Louvre, vale la pena.

No dejes de conocer los Arcos del triunfo más Bellos del Mundo

El diseño del arco se basa en el Arco de Tito en Roma. Este arco triunfal está adornado con muchos relieves, la mayoría de ellos conmemorando las batallas del emperador. Entre ellos están la batalla de Aboukir, la victoria de Napoleón sobre el turco y la batalla de Austerliz, donde Napoleón derrotó a los austriacos.

El relieve más conocido es la Salida de los Voluntarios en 1792, también conocida como la Marsellesa. En la parte superior del arco hay treinta escudos, cada uno de ellos lleva el nombre de una de las batallas exitosas de Napoleón. Debajo del arco se encuentra la tumba de los soldados desconocidos. Esta en honor a los muchos que murieron durante la Primera Guerra Mundial.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.