Museo de Pérgamo En Berlín. Historia Y Colecciones Que Ver

El Museo de Pérgamo es uno de los sitios más visitados de Berlín y una institución cultural de la capital. Está compuesto por exposiciones dedicadas al impresionante arte islámico y reconstrucciones de edificios antiguos. El museo lleva el nombre del Altar de Pérgamo, un enorme monumento que ocupa toda una habitación.

Este complejo palaciego de tres alas une una rica fiesta de escultura clásica y arquitectura monumental de Grecia, Roma, Babilonia y el Medio Oriente. Su colección incluye la puerta de Ishtar de Babilonia, la Puerta de Mileto de un mercado romano y el Palacio del Califa de Mshatta.

Historia del Museo de Pérgamo

Museo de Pérgamo

Diseñado por Alfred Messel y más tarde por Ludwig Hoffmann, el Museo de Pérgamo fue construido para complementar el cercano Museo Kaiser-Wilhelm (ahora el Museo Bode). Este se había vuelto demasiado pequeño para albergar los artefactos obtenidos de las excavaciones alemanas en todo el mundo.

La idea del nuevo museo surgió en 1907 y su construcción duró veinte años, de 1910 a 1930. El edificio monumental consistía en tres alas dispuestas alrededor de un patio que se abría hacia el canal de Kupfergraben. El museo se inauguró durante uno de los períodos más turbulentos de Alemania. Posteriormente fue destruido en gran parte durante el bombardeo a Berlín durante la Segunda Guerra Mundial.

Afortunadamente, muchas de las piezas se habían guardado en otro lugar para su custodia. Y varias de las piezas más grandes del museo estaban “amuralladas” para su protección. En 1945, una parte de la colección original fue llevada a Rusia. Esta todavía se encuentra en los museos Hermitage y Pushkin. Muchos artículos fueron devueltos a fines de la década de 1950. Pero debido a las leyes de restitución rusas, algunos aún permanecen en esos dos museos.

En 2012 se inició un ambicioso proyecto de renovación que integrará el museo más estrechamente con los otros en la Isla de los Museos. El proyecto también incluye la construcción de una cuarta ala que albergará la arquitectura monumental de Egipto. Se espera que el proyecto esté terminado en 2025.

Colecciones del Museo de Pérgamo

El Museo de Pérgamo posee una impresionante colección de objetos que fueron excavados por arqueólogos alemanes en el siglo XIX y principios del siglo XX. Estas excavaciones se realizaron en Egipto, el Cercano Oriente, Grecia y Roma. La columna vertebral del museo está formada por sus piezas arquitectónicas monumentales que impresionarán incluso al visitante más experimentado del museo.

El Pérgamo une tres colecciones importantes, el Antikensammlung (Colección de Antigüedades), el Museum für Kunst Islamische (Museo de Arte Islámico) y el Museo Vorderasiatisches (Museo del Antiguo Oriente Próximo).

Para que tengas una idea más clara de lo que te espera al pasar las puertas de este impresionante museo, te mostraremos algunas de las piezas que resaltan de su colección.

No te pierdas de conocer los Mejores Museos del Mundo

10 Cosas que debes ver en el Museo de Pérgamo

1.- Puerta del mercado de Mileto

Museo de Pérgamo

Una de las piezas que podrás disfrutar es la magnífica puerta romana que conducía al mercado de Mileto, en Asia Menor. La puerta fue construida en el siglo II dC en el estilo de una fachada de teatro con tres arcos.

Mide 29 metros de ancho y 17 metros de alto. En la Edad Media, la puerta fue dañada por un terremoto, pero fue reconstruida en el siglo XIX por los arqueólogos alemanes. Las dos estatuas frente a la puerta representan a un general romano con un bárbaro capturado a sus pies y un héroe desnudo con una cornucopia. Sigue siendo un impresionante ejemplo de la antigua arquitectura romana con altas columnas corintias que se elevan sobre los que se paran frente a ella.

2.- Fachada Mshatta

Museo de Pérgamo

El Museo de Pérgamo rinde homenaje a impresionantes obras islámicas antiguas y la Fachada Mshatta sin duda merece su lugar. Esta estructura exquisitamente detallada data del siglo VIII. Y más específicamente, formaba parte del Palacio invernal omeya Qasr Mshatta. Tomada de sus ruinas en Jordania y conservado como parte del Museo de Pérgamo, es un punto culminante del Museo de Arte Islámico de Pérgamo.

3.- Puerta de Ishtar

Museo de Pérgamo

Otra exhibición extraordinaria es la Puerta de Ishtar y la Calle procesional de Babilonia. Esta fue construida durante el reinado de Nabucodonosor II (605-562 aC) en lo que hoy es el Cercano Oriente. La puerta está decorada con azulejos esmaltados en azul y relieves de animales.

La calle procesional, que tenía 250 metros de largo, también está decorada con azulejos esmaltados y figuras de animales. Estos animales representaban a los dioses de Babilonia. La mayoría de los azulejos y relieves son originales. La puerta al final de la calle procesional, sin embargo, es una reconstrucción. Daba entrada al Templo del dios babilonio Marduk, la deidad patrona de la ciudad de Babilonia.

4.- Fragmento de la Épica de Gilgamesh

Museo de Pérgamo

Este es otro punto culminante de las Antigüedades del Cercano Oriente y es una pequeña fracción de la Épica de Gilgamesh. Este es un poema de Mesopotamia que detalla la historia del rey sumerio Gilgamesh. Considerado en gran parte como la obra más antigua de la literatura que ha sobrevivido, este fragmento está cubierto en texto. Proviene de una tableta más grande llamada Sippar Tablet y ha demostrado ser invaluable en los estudios del poema.

5.- Sala de Alepo

Museo de Pérgamo

Datando del siglo XVII, esta habitación ornamentada pertenecía a un prominente cristiano de Alepo. Está pintada con referencias a historias cristianas, influenciadas por el estilo de arte de los ilustradores islámicos y escenas de la naturaleza. Está cubierto en paneles que representan a la Virgen María, salmos y flores. Y es posible ver el nombre de uno de sus artesanos Halab Shah ibn Isa en sus paredes.

6.- Altar de Pérgamo

Museo de Pérgamo

Aunque el Altar de Pérgamo no estará abierto al público hasta 2019 mientras que su exposición se renueva, sigue siendo una característica clave del museo que lleva su nombre. Fue tomado de un Templo helenístico del siglo II a. C. Se encuentra en medio de la reconstruida Sala del Altar. Esta impresionante obra de arte religioso representa a dioses olímpicos enzarzados en la batalla contra los Titanes.

Descubre el maravilloso Museo Británico

7.- Estela de la Victoria del rey Esarhaddon

Museo de Pérgamo

Esta tableta rota fue encontrada pieza por pieza durante una expedición arqueológica alemana. Desde entonces se ha unido a la colección del Museo de Pérgamo. Tallado con la imagen del rey asirio Esarhaddon alzándose victorioso sobre dos prisioneros. También está cubierto por un texto que cuenta la historia y el contexto de su victoria: una batalla en Egipto en 671 aC.

8.- Mosaico de Orfeo

Museo de Pérgamo

Esta pieza formó parte de una antigua casa romana en Mileto. El intrincado mosaico representa a Orfeo, un músico legendario que viajó al inframundo con la esperanza de volver a la vida a su amante Eurydice. Era reconocido por su habilidad para la música que podría suavizar incluso el corazón de Hades. Orfeo se muestra en el mosaico rodeado de animales del bosque encantados por su lira.

9.- Puerta de Kalabsha y el Templo de Sahu-Rê

La cuarta ala del Museo de Pérgamo albergará una monumental arquitectura egipcia. Esta incluye la Puerta de Kalabsha y el patio del templo Sahu-Rê.

La Puerta de Kalabsha es una antigua puerta del Templo de Kalabsha. Este era el templo independiente más grande de la Nubia egipcia. Fue construido alrededor de 30 aC, durante el reinado del emperador romano Augusto. En la década de 1960, la construcción de la presa de Aswan trató de inundar el templo. Con la ayuda del gobierno alemán se cortó en pedazos y se trasladó.

En agradecimiento, el gobierno egipcio donó la antigua puerta de entrada a Alemania. El patio del Templo del rey Sahu-Rê fue construido alrededor del 2400 aC. Sus columnas también se ubicarán en la nueva ala del Museo de Pérgamo.

10.- Frasco con jugadores de Polo

Museo de Pérgamo colecciones

Este hermoso matraz está hecho de vidrio esmaltado, que fue popular en Egipto y Siria. Está delicadamente detallado con jinetes de polo en oro. Como parte del Museo de Arte Islámico, se convirtió en parte de la colección en 1913 después de pasar por las manos del coleccionista alemán Conde Pourtales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.