Museo Reina Sofía – Una Mirada Al Arte Contemporáneo De España

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía es uno de los museos españoles que forman parte del conocido “triángulo del arte” de Madrid. Este está además compuesto por el Museo del Prado y el Thyssen-Bornemisza. El Museo Reina Sofía destaca en el arte contemporáneo y su colección alberga obras de inmensa importancia.

Historia del Museo Reina Sofía

El primer museo de arte contemporáneo que se fundó en España se remonta al año 1894. La colección incluía obras de artistas del siglo XIX posteriores a Goya que fue creciendo con las obras de artistas del siglo XX. Durante algunos años la colección se mantuvo en la Ciudad Universitaria de Madrid.

En 1986 se creó el Centro de Arte Reina Sofía y se le asignó el antiguo Hospital General de Madrid. Se inauguró oficialmente el 26 de Mayo y la intención inicial era que albergara solo colecciones temporales, de allí que su nombre no fuera Museo sino centro de arte. Sin embargo, dos años más tarde se le asignó su nombre actual de Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Edificio del Museo Reina Sofía

El edificio fue originalmente fundado como hospital por el rey Carlos III en el siglo XVI. La estructura fue rediseñada por el famoso arquitecto Fernando Sabatini en el siglo XVIII. No fue hasta 1977 que un decreto real estableció el edificio como monumento histórico nacional. Poco después, en 1980, se realizó otra renovación, bajo la dirección del arquitecto español Antonio Fernández Alba.

Otras modificaciones fueron hechas al edificio en 1990, cuando el arquitecto británico Ian Ritchie agregó tres ascensores de cristal de acero en el exterior.

Uno de los lados del edificio de Sabatini, un bloque de hormigón, es distinto de la mayoría de los museos de arte moderno. Los museos de arte moderno se encuentran a menudo en edificios “extravagantes”. Aparte de los ascensores futuristas de cristal y acero, el edificio Sabatini del Museo Reina Sofía no tiene ningún aspecto distintivamente moderno. Ten la seguridad, sin embargo, hay ciertamente más sobre este edificio de lo que parece.

No te pierdas de conocer estos Museos Imperdibles del Mundo

Nueva adición

El lado suroeste del edificio Sabatini es donde el Museo Reina Sofía revela su identidad única gracias al arquitecto francés Jean Nouvel. En 1999, Nouvel diseñó esta adición en un intento por abrir más espacio para la colección permanente del museo. Al alojar la biblioteca, el restaurante y la librería del museo, la expansión costó 92 millones de euros.

Desde su inauguración en octubre de 2005, el anexo ha sabido impresionar a los visitantes. La creación ultra-elegante de Nouvel es en sí misma una extensión del arte que se encuentra dentro del museo.

El exterior del Museo Reina Sofía es inesperado e impresionante, incluso un poco inquietante. Verás un patio inconexo con imponentes muros negros y carmesí que rodean una plaza central. Aquí una escultura solitaria de Lichtenstein, Brushstroke, se puede ver. Un dosel de triángulo rojo laqueado, iluminado por paneles de cielo abierto, se cierne sobre toda la plaza.

Instalado para proporcionar un poco de un respiro del áspero sol español, en invierno sus tonos oscuros crean un cavernoso color escarlata, agregando más a su mística.

Encima del edificio Nouvel hay una terraza en la que los visitantes pueden respirar y relajarse, sin nada más que un modesto avión de cristal entre el espacio y el aire libre. Aunque todavía bajo el techo de Borgoña, la cubierta superior ofrece unas vistas impresionantes de la estación de tren de Atocha y barrios antiguos de Madrid.

Descubre otras Atracciones que ver en Madrid

Colección del Museo Reina Sofía

Grernica – Picasso

La colección permanente se exhibe en el 2do y 4to pisos del ala principal del museo, Edificio Sabatini. La ubicación de Guernica nunca cambia, lo encontrarás en la sala 206 en el segundo piso. Más allá de eso, la ubicación de pinturas específicas puede ser un poco confusa. El museo sigue un enfoque temático, que garantiza que encontrarás las obras de Picasso o Miró, por ejemplo, repartidas entre las dos plantas.

La única solución si buscas algo específico es recoger el último ejemplar de los Planos de Museo en el mostrador de información a las afueras de la entrada principal. Estos planos enumeran las salas en las que aparece cada artista.

Además del “Guernica” de Picasso, que vale la pena la cuota de admisión solo por verla, no te pierdas los dibujos preparatorios del artista en las habitaciones que rodean la Sala 206. Estos ofrecen una visión intrigante en el desarrollo de este trabajo seminal. Si el estilo cubista de Picasso ha capturado tu imaginación, la obra del artista madrileño Juan Gris (1887-1927) o de Georges Braque (1882-1963) te pueden gustar.

Por su parte el trabajo de Joan Miró se define por colores primarios deliciosamente brillantes. Pero debes ver también el puñado de sus igualmente extrañas esculturas. Desde que sus pinturas se convirtieron en un símbolo de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, su obra ha comenzado a recibir la aclamación internacional que tanto merece. Y el museo es un buen lugar para ver una muestra representativa de su trabajo innovador.

Te mostramos que ver en el Museo Británico de Londres

Otras obras que puedes encontrar

Exposición Salvador Dalí

El Museo Reina Sofía alberga también unos 20 o más lienzos de Salvador Dalí. De estos el más famoso es quizá el extravagante surrealista que es “El gran masturbador” (1929). Entre sus otras obras se encuentra un extraño busto de cierto Joelle, que Dalí creó con su amigo Man Ray (1890-1976). Otro conocido pintor surrealista, Max Ernst (1891-1976), también vale la pena una entrada al museo.

Si quieres separarte de los grandes nombres, el Museo Reina Sofía ofrece una excelente oportunidad para aprender más sobre artistas españoles menos conocidos del siglo XX. Entre ellos se encuentran Miquel Barceló; el artista madrileño José Gutiérrez Solana; el renombrado pintor vasco Ignazio Zuloaga; Benjamín Palencia, cuyas pinturas capturan la turbulencia de España en los años treinta; El pintor barcelonés Antoni Tàpies; el artista pop Eduardo Arroyo; y pintores abstractos como Eusebio Sempere.

De los escultores, destacan especialmente Pablo Gargallo (1881-1934), cuya obra en bronce incluye un busto de Picasso. Y los escultores vascos Jorge Oteiza (1908-2003) y Eduardo Chillida (1924-2002).

El Museo Reina Sofía es un excelente lugar en Madrid para los amantes del Arte moderno.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.