Que Ver En Cascais. 10 Lugares Imperdibles Que Debes Conocer

Cascais es reconocido por su glorioso tramo de playa, oportunidades comerciales y vibrante ambiente. Este antiguo pueblo pesquero se ha convertido en un refinado balneario y uno de los destinos más sofisticados de Lisboa. Ven con nosotros a descubrir que ver en Cascais.

Este hermoso pueblo está ubicado entre las soleadas orillas de la bahía de Cascais y la espectacular cadena montañosa de Sintra. Cascais está situado a pocos kilómetros de la desembocadura del estuario del Tajo. Y capta la atención de los visitantes todo el año con su encanto marítimo y contemporáneo.

Hay una serie de cosas interesantes que ver en Cascais desde sitios históricos hasta atracciones culturales. Explora esta de atracciones locales en Cascais. Descubra nuevos lugares para ver y cosas únicas que puedes hacer.

10 Hermosos lugares que ver en Cascais

1.- Casco antiguo de Cascais

Si estás buscando tomar un descanso del ritmo rápido de Lisboa, encontrarás un santuario en el casco antiguo de Cascais.

Esta zona tiene una gran cantidad de turistas anualmente, pero usualmente carece de las multitudes abrumadoras tan características de esos lugares. La hermosa atmósfera relajada de la ciudad es absolutamente entrañable. Los visitantes encontrarán a la gente local bastante cortés y encantadora.

Las calles adoquinadas del casco antiguo de Cascais tienen un montón de buenos cafés y restaurantes. Encontrarás algunas de las mejores sardinas y preparaciones de pescado en estos lugares a precios muy razonables. En el paseo marítimo, hay una amplia selección de restaurantes. Y si tienes suerte, un músico local o dos podrían llegar a ti en la cena con una exquisita serenata.

2.- Palácio da Cidadela de Cascais

Esta estructura fue comisionada como palacio de verano en 1870 por el rey Dom Luís I. Este cautivante museo sigue siendo la residencia oficial de los jefes de Estado visitantes en Portugal. Cuando Putin no está presente, está a disposición de los visitantes y es digno lugar que ver en Cascais.

Podrás ver tapices portugueses contemporáneos, raros revestimientos de pared de Lincrusta y techos llamativos de madera. Además de las lámparas de madera dorada con fascinantes dragones o querubines. Estas son algunas cosas que se destacan entre la miríada de antigüedades asiáticas y europeas.

El palacio fue completamente restaurado en 2011 y ahora está gestionado por el Museu da Presidência da República. Esta ofrece visitas guiadas con admisión. Comprueba en el sitio web antes de tiempo para asegurarte de que está abierto.

3.- Boca do Inferno

Boca do Inferno es una formación en uno de los acantilados costeros. El misterioso nombre del abismo y su belleza natural lo convierten en una popular atracción turística que ver en Cascais.

El abismo visto en el acantilado es el resultado de fuertes olas estrellándose en la superficie del acantilado rápidamente y repetidamente. Esto hizo que la superficie se derrumbara, dándole un arco natural. Durante el verano las aguas simplemente hacen un chapoteo relajante. Pero en los inviernos, la fuerza total de las olas del Atlántico se estrellan contra la cueva y es una vista bastante dramática.

Cuenta la leyenda que un hechicero malvado vivía en un castillo en estos acantilados. Secuestró a una mujer hermosa y la mantuvo cautiva. Fue descubierta por un hombre que se enamoró de ella y la ayudó a escapar. El hechicero desató una tormenta terrible para destruir las rocas donde la mujer y su amante caminaron causando así el gran agujero.

La zona cuenta con numerosos cafés y restaurantes. Pero si no estás de humor para sentarte y cenar, puedes comprar un pequeño aperitivo de los vendedores ambulantes.

4.- Duna da Cresmina

Construido en 2013, este centro de interpretación fue construido para educar (y proteger) la frágil flora y fauna del sistema de dunas costeras alrededor del Guincho. Para atraer a la gente, construyeron una cafetería que sirve deliciosos crêpes, ensaladas y tostadas. Además de que cuenta con una terraza al aire libre con vistas a 180 grados de Cabo Raso, Praia da Cresmina y Praia do Guincho.

Después de disfrutar de un delicioso almuerzo no dejes de tomar un paseo en el sistema bien construido de caminos que se extiende en las dunas. Se encuentra a 6 km al noroeste de Cascais en el camino hacia el Guincho.

5.- Praia do Guincho

Las estribaciones de Sintra terminan en este magnífico destino. Playa del Guincho se abre al enorme Océano Atlántico y es una especie de celebridad. Esto porque aparece en James Bond ‘On Her Majesty’s Secret Service’.

Esta playa es un lugar muy popular para el windsurf y surf board. Incluso si los deportes acuáticos no son lo tuyo, hay mucho que ver. Toma la ruta de ciclismo en esta adorable ubicación temprano en la mañana y disfruta del silencio de la orilla. Alquila una silla en la playa y relájate hasta más no poder.

La playa tiene una variedad de buenos restaurantes y bares, lo que lo convierte en un lugar ideal para fiestas en la noche. Si por otro lado te inspiras por los surfistas y su fanfarronería, siempre puedes aprender en la escuela de surf en la playa. Las zonas de camping y las villas están situadas cerca de la playa.

6.- Parque Marechal Carmona

El salvaje Parque Marechal Carmona ofrece un refugio sombreado de las multitudes de la playa. Aquí podrás ver un estanque de patos, abedules y pinos. Además de palmeras y eucaliptos, rosales y arbustos de flores.

Los jardines albergan el Museo Condes de Castro Guimarães, la caprichosa mansión de principios del siglo XIX, con torres de castillo y claustro árabe. El interior lujosamente decorado alberga armarios indo-portugueses del siglo XVII, tapices de seda orientales y azulejos de 350 años de antigüedad.

Conoce también la hermosa Costa da Caparica en Lisboa

7.- Museo Condes De Castro Guimaraes

Construido en 1900, el Museo Condes de Castro Guimaraes es un lugar de fantasía. El Palacio alberga el museo y la biblioteca pública como era el deseo del propietario, el Conde Manuel de Castro Guimaraes. En 1931, el lugar fue abierto al público general. Tiene una colección considerable de pinturas, muebles, joyería y trabajo de cerámica que se ha acumulado de todo el mundo.

El palacio está situado atrevidamente cerca del mar. Tanto que no es raro que las aguas lleguen hasta el edificio durante la marea alta. La arquitectura gótica del edificio y los claustros árabes le dan una belleza notable. Los interiores del palacio están decorados con tapices de seda y azulejos de más de 300 años. Los muebles del siglo XVII, las pinturas y las estatuas del palacio le otorgan grandeza al lugar.

Muchas de las habitaciones han sido restauradas a su belleza original. La capilla del jardín y el patio morisco son dos de las secciones más maravillosas del museo. El palacio en general refleja una especie de diseño diverso. El Museo Condes de Castro Guimaraes se encuentra dentro del extenso Parque Marechal Carmona. Y es un imperdible que ver en Cascais.

8.- Praia do Tamariz

En el día, se trata de una playa bastante estándar. Tiene aguas limpias, agradable arena y un buen paseo marítimo. Los restaurantes y bares se alinean en la playa y a la gente aquí parece realmente gustarle el helado. Se pueden alquilar tumbonas y sombrillas cerca. Es muy familiar.

Por la noche, el club cercano se enciende, y desde entonces es un delirio. Al este de la playa, encontrarás un pequeño chalet de 1890. Al parecer, fue construido para la hija de un rico industrial.

9.- Casa Das Historias Paula Rego

Este museo fue inaugurado en 2009 para exponer las obras de la artista Paula Rego, pintora portuguesa. Ha donado alrededor de 600 obras al edificio, incluyendo pinturas, dibujos y grabados.

Su trabajo siempre estuvo muy relacionado con los temas contemporáneos, y esto se refleja en el diseño del edificio que alberga el museo, en sí mismo un logro arquitectónico. Está hecho de ladrillo rojo, y del propio mármol gris de Cascais.

Las cuatro alas del edificio crean un sorprendente contraste con la hierba verde del jardín circundante, y el cielo azul. Sus torres de forma inusual han recibido mucha atención de críticos y visitantes por igual. Es un interesante sitio cultural que ver en cascais.

10.- Praia Da Cresmina

Se trata de una playa menos turística y menos accesible que las otras playas alrededor. Playa de Cresmina es famosa por su gran extensión de arena y por los fuertes vientos que levantan fuertes olas en sus aguas. Esto hace que sea un favorito particular con los surfistas.

Está rodeada de acantilados rocosos, pero se puede llegar desde la cercana playa de Guincho por una escalera y una rampa. Afortunadamente, todavía hay bares y restaurantes alrededor de la playa. Es un gran lugar para familias también. Solo por su belleza natural, esta es una de las mejores playas que ver en Cascais.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.