Conoce Estos 10 Extraordinarios Lugares Que Ver En Viena, Iglesias, Teatros Y Palacios. Hay algo Para Todos!

Viena es la capital de la República de Austria y una de las ciudades más visitadas de Europa. Debe gran parte de su encanto y rica historia a su espléndida ubicación a orillas del hermoso río Danubio. Durante siglos fue el núcleo del Imperio de los Habsburgo y hasta hoy sigue siendo el centro comercial y cultural más importante de Austria. Viena continúa atrayendo a visitantes con sus muchos lugares históricos. Con un ambiente inconfundiblemente cosmopolita, conserva un toque distintivo, un efecto acentuado por su bella arquitectura antigua. Descubre con nosotros que ver en Viena.

Los 10 Mejores Lugares Que Ver En Viena

1.- El Hofburg

Fue por más de seis siglos la sede de los Habsburgo y la residencia oficial de todos los gobernantes austriacos desde 1275. Es quizás el más histórico de los palacios de Viena y el asiento oficial del presidente austriaco. Este complejo consiste en edificios que reflejan varias épocas incluyendo el gótico, renacimiento, barroco y Rococó.

El complejo cuenta con 18 grupos de edificios incluyendo 19 patios y 2.600 habitaciones. Sus principales atracciones son los Apartamentos Imperiales, el Museo Sisi y la Colección de Plata. Otros lugares notables dentro del complejo incluyen la Capilla Imperial, el Museo de Historia Natural, la Biblioteca Nacional de Austria y el Tesoro Hofburg con su gran colección de prendas imperiales y reliquias del Sacro Imperio Romano.

2.- Catedral de San Esteban

Este es el más importante edificio gótico de Viena y la iglesia catedral del arzobispado desde 1722. La Catedral de San Esteban es uno de los lugares que ver en Viena. La iglesia románica original del siglo 12 fue reemplazada por una románica tardía en el siglo XIII. Los restos de esta son la enorme puerta y las Torres Heathen. Después vino la reconstrucción en el estilo gótico en el siglo XIV, junto con la adición del coro y de las capillas de San Eligius, de St Tirna, y de St. Catherine. La famosa torre del sur de 137 metros de altura pertenece al siglo 15.

Las mejoras siguieron de los siglos 17 a 19, y toda la estructura fue reconstruida después de la Segunda Guerra Mundial. Destaca la escalera de 343 escalones para unas vistas espectaculares. También la Torre Norte, hogar de la masiva campana Pummerin. Otras atracciones incluyen las catacumbas del siglo XIV y el Tesoro de la Catedral.

3.- Palacio Schönbrunn y jardines

Este palacio barroco cuenta con más de 1.441 habitaciones y apartamentos, incluyendo los que una vez utilizara la emperatriz María Teresa. Entre los puntos de interés se incluyen los Apartamentos Imperiales, incluyendo la Habitación del Emperador Franz Joseph que todavía tiene la pequeña cama de soldado en la que murió. De las habitaciones de la emperatriz María Teresa, destacan sus apartamentos de jardín ricamente amueblados y decorados.

El Parque Schönbrunn y sus jardines es una de las cosas que ver en Viena. Es patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Sus suntuosos jardines barrocos y numerosas dependencias atractivas bien valen la pena explorar. En particular la Casa de la Palma de 1883. Si viajas con niños, visita el Museo de los Niños para verlos vestidos como un príncipe o una princesa.

4.- Palacio Belvedere

Entre las atracciones más populares que ver en Viena, el Palacio Belvedere es imperdible. Se trata realmente dos edificios barrocos espléndidos: el Belvedere inferior y el Belvedere superior. Lo más destacado del Palacio Superior incluye el Salón de la planta baja con sus estatuas y la Escalera Ceremonial con su rico relieve de estuco y frescos. También vale la pena ver el Marble Hall, una impresionante sala de dos pisos con numerosas esculturas de época, pinturas y frescos de techo.

El Palacio Bajo también cuenta con un salón de mármol, es conocido por sus medallones de yeso oval y ricos frescos del techo. Además tiene una Galería de mármol construida para albergar una colección de estatuas históricas. Otros edificios notables incluyen el Palacio de Invierno, un edificio barroco que albergaba el Tesoro de la Corte. También el Orangery, los Establos del Palacio y los Jardines y Fuentes de Belvedere que unen los dos palacios. No te pierdas de ver sus extensas colecciones de arte, incluyendo una rica variedad de esculturas y pinturas de los siglos 12 al 16.

5.- La Ópera Estatal de Viena

Este es uno de los teatros más grandes y espléndidos del mundo. Las actuaciones de ópera y ballet se organizan al menos 300 veces al año, alimentadas por una obsesión con la música que se remonta a 1625 cuando se realizó la primera ópera de Viena. La actual Casa de Ópera fue construida en 1869 y es notable por su estilo renacentista francés.

El interior incluye una gran escalera que conduce a la primera planta, el vestíbulo de Schwind una habitación con valiosos tapices. Es capaz de acomodar a una audiencia de 2.211 junto con 110 músicos. La Ópera Estatal de Viena Es también el hogar de la Orquesta Filarmónica de Viena.

6.- Karlskirche

Dedicado a San Carlos Borromeo, un santo invocado durante épocas de peste, Karlskirche fue construido en 1737. Sigue siendo el más importante edificio religioso barroco de Viena. Este vasto edificio está coronado por una magnífica cúpula de 72 metros de altura. Y es famoso por sus pilares triunfales de 33 metros basados en la Columna de Trajano en Roma. Tienen bandas en espiral que representan escenas de la vida de San Carlos. En el interior se destacan los fabulosos frescos de Santa Cecilia.

7.- Ayuntamiento de Viena

Es un impresionante edificio neogótico que sirve como centro administrativo de la ciudad. Es notable por su tamaño y ocupa casi 14.000 metros cuadrados del antiguo Parade Ground. Este atractivo edificio se completó en 1883 y es notable por el famoso Rathausmann en la parte superior de su torre de 98 metros de altura. Esta es una figura de hierro presentado a la Ciudad como un regalo de su cerrajero maestro.

El patio con arcadas en el centro del edificio es el más grande de los siete patios y se utiliza para los conciertos populares de verano. Entre lo más destacado de ver se encuentran el Schmidt Halle, la gran entrada en la que los coches conducirían para depositar a sus pasajeros. Además de las dos grandes escaleras que conducen al salón de actos. No dejes de ver las Salas Heráldicas, la Cámara del Senado de la Ciudad y la Sala de recepción del Alcalde. Este es uno de los más hermosos edificios que ver en Viena.

8.- Kärtner Strasse y la Fuente Donner

¿Quieres hacer una pequeña compra después de todos los museos y palacios? Debes ir a la calle más elegante de Viena, Kärtner Strasse. Esta (en su mayoría) zona peatonal es ideal para pasear gracias a sus cafés, tiendas de moda, elegantes boutiques y ajetreadas galerías comerciales. Aunque la mayoría de los edificios que se ven hoy en día son del siglo XVIII, la Iglesia de Malta todavía tiene algunas características que datan del siglo XIII cuando se inició la calle.

Otro edificio notable es el Palais Esterházy, construido en 1698 y ahora el hogar de un restaurante de lujo. También destaca la exquisita Fuente Donner, construida en 1739 por Georg Raphael Donner para reflejar el “cuidadoso y sabio” gobierno de la ciudad.

No dejes de conocer el Museo de Historia del Arte de Viena

9.- El Teatro Nacional

El magnífico Teatro Nacional de Viena ha sido durante mucho tiempo famoso por sus producciones de obras de teatro. Muchos famosos han actuado en sus cuatro etapas desde su fundación por el Emperador Joseph II en 1776 como el teatro de la corte. Después de un incendio devastador en 1945, el teatro finalmente reabrió sus puertas en 1955. Desde entonces se ha convertido en el teatro más importante del país y es sin duda uno de los sitios que ver en Viena.

Además de su tamaño, el exterior del edificio es impresionante debido a sus numerosas figuras decorativas, escenas y bustos. Igualmente impresionante es su interior con una rica decoración en el estilo barroco francés. Además de una escalera con frescos de Gustav y Ernst Klimt.

10.- Cripta Imperial e Iglesia Capuchina

Dedicada a Nuestra Señora de los Ángeles, la Iglesia Capuchina de Viena es conocida por su espectacular Bóveda Imperial. Esta es hogar de la bóveda de la familia Habsburgo que contiene los restos de 145 miembros de la familia. Las nueve bóvedas se ordenan en orden cronológico, facilitando el rastreo al menos en los entierros. Un punto culminante incluye la Bóveda del Fundador, lugar de descanso final del Emperador Matías, fallecido en 1619, y la Emperatriz Anna, que murió en 1618.

También es interesante la Bóveda de María Teresa. Esta es una cámara abovedada dominada por un doble sarcófago de estilo rococó y construida para la emperatriz, que murió en 1780. El sarcófago toma la forma de una cama de estado. A la cabeza de esta está la pareja imperial con un ángel y una corona de estrellas. A lo largo de los lados hay numerosos relieves que representan escenas de la vida de María Teresa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.