Templo De Luxor. La Magia De Egipto En Un Solo Lugar

Egipto siempre ha representado una parte importante de la historia de la humanidad y sus magníficas construcciones forman parte del encanto. Entre estas, el Templo de Luxor es sin duda uno de los lugares más emblemáticos para estudiar esta civilización.

Los templos egipcios son una puerta al pasado. Una inmensidad cultural dispuesta para que podamos ahora comprender las creencias y costumbres de esta antigua civilización. Este templo podría ser el mayor testimonio de por qué Luxor se ha ganado su apodo, “El Museo más grande del mundo al aire libre”.

Luxor

La ciudad moderna de Luxor es el sitio de la famosa ciudad de Tebas (Waset, en el antiguo egipcio), la Ciudad de las Cien Puertas. Era la capital de Egipto durante la dinastía 12 (1991 AC) y alcanzó su cenit durante el nuevo reino.

Fue desde aquí que Thutmose III planificó sus campañas, Akhenaten contempló por primera vez la naturaleza de dios, y Ramsés II estableció su ambicioso programa de construcción. Sólo Memphis podía compararse en tamaño y esplendor. Pero hoy no queda nada de Memphis: fue saqueado por su mampostería para construir nuevas ciudades y solo quedan pequeños restos.

Aunque las casas de barro y los palacios de Tebas han desaparecido, sus templos de piedra han sobrevivido. El más hermoso de éstos es el Templo de Luxor. Está cerca del Nilo y está paralelo a la orilla del río.

Templo de Luxor

Templo de Luxor

El templo de Luxor está situado en la orilla oriental del río Nilo en la ciudad de Luxor (Tebas). El templo en sí era conocido como “ipet resyt” (“el harén del sur”). Fue fundado durante el nuevo reino alrededor de 1400 AC.

El templo está dedicado a Amun, Mut y Khonsu y fue el foco de una de las fiestas religiosas más importantes del antiguo Egipto: el Festival Anual Opet. Durante este festival las estatuas de culto de Amun, Mut y Khonsu viajaban desde Karnak a Luxor. Como resultado, el templo no está alineado con el río (como es más habitual) sino con el complejo del templo en Karnak.

También creen algunos investigadores que el templo fue dedicado de hecho al ka real. Este estaba simbólicamente unido al rey vivo durante el festival de Opet. Así, el Templo de Luxor era un santuario para el culto al rey y no sólo al dios de Tebas Amón y su familia.

El templo ha estado en uso casi continuo como un lugar de culto hasta el día de hoy. Durante la era cristiana, la sala hipóstila del templo se convirtió en una iglesia cristiana. Y los restos de otra iglesia copta se pueden ver al oeste. Luego, durante miles de años, el templo fue enterrado bajo las calles y casas de Luxor.

Eventualmente la Mezquita de Sufi Shaykh Yusuf Abu al-Hajjaj fue construida sobre él. Esta mezquita fue preservada cuidadosamente cuando el templo fue descubierto y forma una parte integral del sitio hoy.

Arquitectura y distribución del Templo de Luxor

Templo de Luxor es de enorme en escala. Una vez albergó un pueblo dentro de sus paredes. Tiene varios pilones que son de unos 70 metros de largo. El primer pilón tiene más de 70 pies de altura, frente a estatuas masivas y varios obeliscos. Hay varias áreas abiertas, una vez utilizadas para diversas formas de culto, pero ahora vacías. Las adiciones posteriores incluyen un santuario a Alejandro el grande, un santuario romano, y un santuario islámico a un hombre santo del siglo XIII.

Vía de Entrada

Templo de Luxor

El acceso al sitio en la actualidad es por una puerta que se cree que se construyó durante el período romano. En tiempos antiguos, al templo se accedía por una larga avenida, que conectaba los templos de Karnak y Luxor. Este camino conducía al primer pilón.

Nectanebo I alineó este camino procesional con una esfinge de cabeza humana, pero esto era una adición bastante tardía al sitio (dinastía 30). Y se cree que él construyó sobre una vía procesional ya existente. El camino original pudo haber sido construido por Hatshepsut y Amenhotep III más tarde alineándola con esfinge de cabeza de carnero. El sitio entero está rodeado por una pared grande de ladrillo de barro construida por Nectanebo I.

La entrada al templo en sí se conoce como el primer pilón. Fue construido por Ramsés II y fue decorado con escenas de sus expediciones militares. En particular su triunfo en la batalla de Cades. Las torres del pilón se apoyaron originalmente en cuatro enormes astas de cedro de las cuales colgaban banderas.

Los faraones posteriores (sobre todo los reyes nubios de la dinastía 25) añadieron escenas que registraron sus propios triunfos militares al primer pilón. Esta entrada estaba flanqueada por seis estatuas masivas de Ramsés, dos sentadas y cuatro de pie. Las dos estatuas sentadas aún están relativamente intactas.

También hay un obelisco de granito rosado de veinticinco metros construido por Ramsés justo en el interior de la puerta de entrada. Es uno de dos, el otro se encuentra ahora en la Place de la Concorde en París. Cuatro babuinos sagrados que saludan el sol de la mañana están tallados en el pedestal. Y los nombres y epitafios de Ramsés aparecen en cada lado del obelisco.

Patio

Templo de Luxor

Más allá del primer pilón, Ramsés II construyó un patio de peristilo (que reemplazó a un antiguo tribunal que Amenhotep III había construido). Este estaba situado en ángulo con el resto del templo para preservar tres santuarios preexistentes construidos por Hatshepsut con adiciones posteriores que se encuentran en la esquina noroeste.

La corte se compone de una columnata que incluye varias estatuas colosales de Amenhotep III que fueron usurpadas por Ramsés II. La mezquita de Abu’l Hagag se posa precariamente en la parte superior de las columnas de este patio. Como resultado, una de las puertas, en el lado oriental, se cierne inútilmente sobre el suelo.

Te invitamos a conocer también los más hermosos Templos Griegos

Columnata Procesional

Templo de Luxor

El primer patio conduce a la columnata procesional construida por Amenhotep III con las decoraciones adicionales agregadas por Tutankamón, Horemheb y Seti I. Por la entrada a la columnata hay dos estatuas que representan a Tutankamón, pero en cada una su nombre se ha substituido por el de Ramsés II.

Está alineada con catorce enormes columnas coronadas de papiro. Y las paredes están decoradas con escenas que representan las etapas del Festival Opet. Otras decoraciones celebran el restablecimiento de Amun y los otros dioses tradicionales siguiendo la herejía de Atenist. Se atribuyen a Tutankamón, pero su nombre ha sido borrado y reemplazado por el de Horemheb.

Segundo patio

Más allá de la columnata hay otro patio de peristilo, que también se remonta a la construcción original de Amenhotep. Las columnas mejor conservadas están en el lado oriental, donde se pueden ver algunas huellas de color original. El lado sur de este patio se compone de un tribunal hipóstilo de 32 columnas que conduce a los santuarios interiores del templo.

Santuarios

Templo de Luxor

Los santuarios interiores comienzan con una antecámara oscura. De particular interés son los estucos romanos que todavía se pueden ver encima de las tallas egipcias abajo; en la época romana esta área sirvió de capilla. Era aquí donde a los cristianos locales se les ofrecía una última oportunidad para renunciar a su fe y abrazar la religión pagana del Estado.

Más adelante se encuentra un Santuario Barque para uso de Amón, construido por Alejandro, con el área final siendo los cuartos privados de los dioses y el Santuario de Nacimiento de Amenhotep III. Este último presenta pinturas murales detalladas que representan el reclamo del faraón de haber sido engendrado por Amón, y por lo tanto de descendencia divina.

Un total de 26 estatuas del Nuevo Reino fueron encontradas bajo el piso en el área del santuario interno en 1989. Estas fueron escondidas por sacerdotes piadosos, presumiblemente, en algún momento de agitación interna o invasión. Estas espléndidas piezas están ahora expuestas en el cercano Museo de Luxor.

Visitar el Templo de Luxor

Templo de Luxor

Su ubicación en el corazón de Luxor hace del Templo de Luxor un sitio muy fácil de visitar en casi cualquier momento del día. Incluso cuando no está abierto a los visitantes, el templo es visible durante un paseo por el Nilo o por el centro de Luxor.

Recomendamos visitar el templo alrededor de la puesta de sol. El complejo está bellamente iluminado con el fin de resaltar las tallas en relieve. Y las columnas adornadas contra el cielo de la tarde hacen una oportunidad increíble de tomar fotos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.