La pequeña Venecia como fue bautizada Venezuela por el gran Américo Vespucio tiene un sinfín de cosas que mostrar a propios y visitantes, desde pequeñas construcciones a inmensos castillos de piedras labrados a mano por indígenas y Españoles conquistadores, muchos de estos  fueron creados con la finalidad de defender a Venezuela de piratas e invasores, mientras otros fueron creados como hogar de la más alta élite española. Cabe destacar que Venezuela es el país que posee la mayor cantidad de edificaciones coloniales en Latinoamérica.

Desde su creación hasta la actualidad se les ha dado un cuidado único con el objetivo de mantener su estructura intacta, los turistas ven en estos un atractivo muy particular para el conocimiento de la arquitectura colonial, es importante destacar que muchos de estos castillos y fortines están rodeados de paisajes maravillosos que se pueden apreciar desde miradores ubicados en estas edificaciones.

Extraordinarios Castillos que no puedes dejar de conocer en tu visita a Venezuela:

El Fortín Solano es un ícono turístico de Puerto Cabello la segunda ciudad portuaria más importante de Venezuela, su construcción data del año 1766 con la finalidad de proteger la ciudad de posibles ataques navales, proteger los puertos y todas las actividades mercantiles. Esta edificación fue creada a mano por esclavos y presos de la lucha libertadora y sirve como un mirador de los 4 puntos cardinales, desde él se puede apreciar toda la costa de Puerto Cabello, el pueblo de San Esteban, el Camino Indígena de la Sal y sitios con petroglifos de piedras pintadas. Son muchas los acontecimientos importantes donde el Fortín Solano ha sido protagonista desde la defensa de Venezuela de invasión extranjera hasta sede de rebeldes militares de la era moderna.


 El oriente del país nos ofrece para nuestro disfrute el conocido Castillo de Pampatar fortaleza del siglo 17 que a la fecha se mantiene como el castillo mejor conservado de la época colonial, su forma de estrella rodeado de una fosa de seguridad, un sinfín de cañones y puentes elevadizos permitieron al llamado oficialmente Castillo San Carlos de Borromeo convertirse en la construcción militar más avanzada de la época.

La Guerra entre Holanda y España por el control de grandes Salinas Venezolanas obligaron a la Colonia Española a construir el Mayor Fuerte Defensivo Naval de la época, el Castillo de Araya como fuera bautizado sirvió a los Españoles de estructura de defensa ante los ataques organizados de embarcaciones Holandesas, ataque tras ataque la edificación del Castillo de Araya fue bastante afectada por lo que con el pasar de los tiempos se debió hacer una demolición de parte del mismo. Hoy por hoy las ruinas del Castillo de Araya ofrecen una de las mejores vistas playeras, con un clima salino bastante característico y rodeado de historias de decapitaciones, batallas y triunfos realistas.

 La importancia de la unión entre el Lago de Maracaibo y el Golfo de Venezuela, sumado a los constantes ataques piratas que fue víctima la ciudad de Maracaibo obligó a los Españoles a crear un majestuoso Castillo conocido como el Castillo San Carlos de la Barra que permitió en primera instancia defenderse de los ataques piratas, y que más tarde sirvió a los ejércitos Libertadores como base para la famosa Batalla Naval del Lago. En la era de la dictadura dicho castillo se convirtió en una prisión para aquellos que adversaron las políticas de Juan Vicente Gómez, el Castillo San Carlos de la Barra esconde en sus pasillos las mayores historias de torturas, aislamientos y trabajo pesado de las dictaduras militares. El también declarado monumento histórico nacional, abre sus puertas para conocer de manera fehaciente parte de la gran historia venezolana.

El río Orinoco entrada natural a las mayores minas de oro de Venezuela también fue víctima de saqueo por parte de piratas y corsarios, el acceso al Dorado convirtió a las amplias aguas del río Orinoco en pasajes pocos seguros y obligó a los Españoles a construir dos Castillos que permitirían la defensa plena de las riquezas Venezolanas explotadas en ese momento por la realeza. Surgido en 2 colinas los Fuertes Campo Elías y Manuel Villapol se convirtieron en los defensores de la riveras del río Orinoco, y hoy por hoy los también conocidos como Castillos de Guayana se vanaglorian de ser Monumentos Históricos Nacionales y uno de los mayores atractivos de la región.

Sumado a los anteriores nombrados el territorio Venezolano ofrece a sus visitantes El Fortín de la Caranta, el Castillo de Santa Rosa, el Castillo de San Antonio de la Eminencia, el Fortín de la Galera, el Castillo de San Felipe entre otras edificaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here