Ultimate magazine theme for WordPress.

El Atolón Palmyra, una isla tropical algo solitaria pero encantadora

Islas tropicales para visitar hay bastantes en el mundo, aunque no todas están tan cuidadas como la que hoy presentaremos. Y cuando hablamos de las cuidadas nos referimos a que la isla no es muy visitada que digamos, a lo que se mantiene mejor y con más vegetación que explorar. Dicha isla tropical es la del Atolón Palmyra, que está ubicada al sur de las famosas islas hawaianas, por lo que pertenecen a Estados Unidos.

Como toda isla, esta tiene playas con arena blanca y brillante, con palmeras y una vegetación encantadora, varios bancos de arena rodeados de una laguna azul, y un arrecife lo más parecido a un acuario, donde se es posible nadar para encontrar toda vida marina que hay en los famosos arrecifes. También es posible visitar varios islotes cerca del lugar, aunque muchos de estos son difíciles de acceder por la extensa vegetación que existe en ellos.

Esta isla tropical natural como esta deshabitada, es algo difícil llegar a ella, pues se necesita navegar por largas horas para llegar hasta ahí, aunque lo bueno es que como no existe vida salvaje en el lugar, las personas se pueden quedar ahí por algunos días, eso sí, llevar comida suficiente y olvidarse de la tecnología, aunque para los amantes de la vida natural, el convivir con este lugar seguramente es fácil, pues solo podremos encontrarnos con la naturaleza en su máximo esplendor.

Cabe destacar que el lugar está protegido desde hace varios años, y ante esto se considera reserva natural, por lo que antes de visitar el lugar se tienen que saber ciertas reglas, las cuales se pueden consultar en el centro de turismo más cercano a las islas (cerca de Hawái).

Mira Tambien:
Visita Bogotá y descubre la "Atenas de Latinoamérica".

Para ser más exactos de lo que nos podemos encontrar en la isla; existe un extenso arrecife bajo el mar, dos lagunas de aguas cristalinas, cerca de cincuenta islotes, varias palmeras cocoteras y una infinidad de vida marina no salvaje, por lo que es posible observarle si se va con el equipo necesario, que te lo puede proporcionar el grupo de turismo más cercano.

Así que, si buscas un lugar tranquilo, con mucha vegetación, vida marina, que no tenga huella humana o construcciones a su alrededor, y que se pueda acceder, tú deberías visitar el Atolón Palmyra que esta como dijimos, al norte de Hawái, islas que también son dignas de admirar, aunque lo es más estas que acabamos de nombrar en este artículo. Aunque debemos recalcar que la zona horaria de este lugar no coincide con la de las islas de Hawái, pues anochece y amanece en una hora muy distinta.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.