La ciudad de Zúrich, un centro bancario y financiero global, está ubicada al norte del lago de Zúrich en el norte de Suiza. Entre los top 10 lugares para visitar en Zúrich tenemos las encantadoras avenidas de la antigua ciudad, situadas a los lados del río Limago, que dan testimonio de la historia premedieval de la ciudad. Además, podemos ver el paseo costero Limmatquai que bordea el río camino al ayuntamiento Rathaus construido en el siglo XVII.

1. Ciudad Vieja

Ciudad Vieja
Ciudad Vieja

En medio de esta moderna ciudad hay un vecindario lleno de encanto histórico con calles estrechas que se elevan abruptamente en el lado este del río. Es uno de las mejores visitas entre los top 10 lugares para visitar en Zúrich. Si caminas por la calle Münstergasse, llegarás a la calle Napfgasse, en Brunnenturm, que fue sede de los cambistas lombardos en los siglos XIV y XV. La Haus zum Napt, en el número 6, tiene un interior elegante con habitaciones decoradas en estilo renacentista.

En la calle Spiegelgasse, en el número 17, hay una casa donde vivió Lenin en 1917. En esta calle, en Cabaret Voltaire, Hans Arp y Tristan Tzara lanzaron el movimiento artístico Dada en 1916. Spiegelgasse corre hacia el este en Neumarkt, donde encontrarás  La Casa del Gremio de Zapateros, ahora un teatro, y el Hans zum Rech, que data de la Edad Media y muestran cómo los estilos decorativos cambiaron a lo largo de los siglos.

Entra al menos para ver su patio y un modelo de la ciudad de Zúrich de 1800. El interior conserva paredes y techos pintados del siglo XVII y finos herrajes ornamentales. El Grimmenturm del siglo XIII, en el número 27, fue originalmente una residencia que ahora puedes visitar. En estas calles, encontrarás tiendas de antigüedades y boutiques, así como cafeterías y restaurantes.

Puedes obtener una visión general del laberinto de calles encantadoras del casco antiguo, así como una orientación del diseño de la ciudad, en un Tour de lo más destacado de Zurich que dura dos horas. Después de atravesar el casco antiguo y escuchar los comentarios históricos de tu guía, abordarás el ferrocarril Dolderbahn para subir a las colinas del distrito de Zurichberg y disfrutar de las vistas del casco antiguo y el lago.

2. Uetliberg

Uetliberg
Uetliberg

Para tener las mejores vistas de la ciudad y el lago, sigue a los lugareños hasta su atracción favorita del fin de semana, el Uetliberg, una elevación de 871 metros. Al suroeste de Zúrich, el Uetliberg es la cumbre más al norte de la cordillera Albis. Es una atracción de fácil acceso gracias al Uetlibergbahn, un ferrocarril de montaña que hace este recorrido durante todo el año desde la estación de Selnau hasta la estación superior. Desde aquí harás una caminata de 10 minutos hasta la cima.

El amplio camino está bien iluminado por la noche y conduce al restaurante de la cumbre, un espacio con paredes de vidrio y hermosas vistas de las luces de la ciudad. Las vistas diurnas desde el mirador se extienden a través de los Alpes Valais, Bernese y Glarus, con el Bosque Negro al norte y los Säntis al este. Desde aquí, una caminata fácil por la cima hasta Felsenegg lleva un poco más de una hora, donde un teleférico desciende a Adliswil. Puedes regresar a Zúrich por la Sihltalbahn. Las vistas hacen de este uno de los top 10 lugares para visitar en Zúrich.

3.  Lago Zürich y Bürkliplatz

Lago Zürich y Bürkliplatz
Lago Zürich y Bürkliplatz

El punto focal de la ciudad de Zúrich, y uno de los top 10 lugares para visitar en Zúrich tanto para turistas como lugareños es el lago Zúrich. Toda la costa está bordeada por paseos y parques, donde los residentes locales toman el sol, trotan, hacen picnics y nadan en el lago. Pero la forma favorita de disfrutar de éste lago es en uno de los muchos cruceros desde los que verás hermosas vistas de los Alpes de Glarus. Busca el barco de vapor que llega a Bürkliplatz, en el punto donde el Limmat fluye desde el lago. El Quaibrücke cruza el río para conectar Bürkliplatz con Bellevueplatz.

A unos 1,5 kilómetros de Bellevueplatz se encuentra el hermoso parque Zürichhorn, construido para la Exposición Nacional en 1939. Aquí encontrarás un restaurante; un jardín chino; y el embarcadero del Limmatschiff, un bote que va desde el Museo Nacional a lo largo del río hasta el lago y termina en Zürihorn.

Todos los sábados se celebra un gran mercado de pulgas en Bürkliplatz de mayo a octubre con hasta 500 vendedores, incluidos anticuarios y comerciantes de pasatiempos.

4. Kunsthaus Zürich (Museo de Bellas Artes)

Kunsthaus Zürich (Museo de Bellas Artes)
Kunsthaus Zürich (Museo de Bellas Artes)

Uno de los museos de arte más importantes de Europa, el Kunsthaus está dirigido por la Sociedad de Artes de Zúrich. Su historia se remonta a una sociedad de artistas fundada en 1787. Cuenta con una gran colección de obras de varios artistas, incluyendo más pinturas de Charles Munch que ningún otro. Además, este museo tiene la colección más importante de obras de Monet en Europa fuera de París. Sin embargo, el énfasis de este museo siempre ha estado en mostrar las mejores obras de un artista a diferencia de enfocarse en la cantidad.

El Kunsthaus es especialista en mostrar las escuelas impresionistas, postimpresionistas y modernas, comenzando con los precursores y los primeros impresionistas Delacroix, Corot, Courbet y Manet. Dos de los lienzos de Nenúfar grandes más hermosos se encuentran en el centro de la exhibición de Monet. Tanto Cézanne como Van Gogh están representados con pinturas del final de sus carreras, siendo las de Van Gogh obras pintadas en los últimos días de su vida. Toda una habitación está llena de obras de Marc Chagall.

Las obras emblemáticas de Mirò, Max Ernst, Magritte y Salvador Dali representan a los artistas surrealistas, y Matisse aparece como escultor y pintor. Como es de esperar, hay numerosas obras de la escuela Dada, fundada allí en Zürich. Los períodos anteriores están bien representados, con importantes colecciones de pinturas excepcionales de la época dorada holandesa, el flamenco (Rubens y van Dyck), el barroco italiano y el settecento veneciano.

Una vez más, el énfasis está en obras emblemáticas, como la primera gran pintura de paisajes de Domenichino El Bautismo de Cristo, considerada un hito en la pintura de paisajes. Incluir obras de artistas vivos es una misión importante del museo, y en la planta baja, encontrarás exhibiciones cambiantes de esculturas contemporáneas.

5. Bahnhofstrasse y el Bahnhof

Bahnhofstrasse y el Bahnhof
Bahnhofstrasse y el Bahnhof

La “calle principal” de Zúrich es la concurrida calle peatonal Bahnhofstrasse, que se extiende desde la estación principal de trenes (bahnhof) hasta la Bürkliplatz en la cabecera del lago.  Este es uno de los top 10 lugares para visitar en Zúrich. La calle de 1.200 metros de largo es una de las calles comerciales más atractivas de Europa, adornada por fuentes, arte público, árboles y edificios distinguidos. Aunque muchas de las tiendas que la bordean están llenas de pieles, modas, joyas y otros productos de alta gama, sus ventanas elegantemente decoradas y los propios edificios hacen que sea un lugar popular para pasear.

La sección central de la calle fue construida en 1867 después de rellenar un antiguo foso, el Fröschengraben; Las partes que van hacia el lago y la estación, se construyeron unos años más tarde. Entre los edificios interesantes hay varios que datan de principios del siglo XX. Por ejemplo el edificio Weber (número 75), reconstruido en 1912 y 1928, y el complejo de grandes almacenes Jelmoli en Seidengasse 1 que fue originalmente diseñado con un esqueleto en hierro. Observa especialmente la fachada de 1913 del edificio Peterhof y Leuenhof.

En el sótano de Bahnhofstrasse 31, el Uhrenmuseum Beyer Zürich exhibe una gran colección de relojes, que van desde relojes de sol, aceite y agua hasta relojes suizos con ruedas de madera y de péndulo de Nuremberg. La Paradeplatz se encuentra en la parte inferior de Bahnhofstrasse, con la sede palaciega de 1876 del Schweizerischen Kreditanstalt y el Hotel Savoy Baur en Ville, construido en 1838 y reconstruido en 1978.

En el siglo XVIII, había un mercado de ganado en la Paradeplatz, y más tarde fue utilizado como patio de armas. El imponente Bahnhof en sí mismo es una atracción, su gran salón repleto de tiendas y cafés, y un interesante centro comercial gigante debajo. El mercado navideño más grande de Zurich se lleva a cabo dentro del Bahnhof.

6.  Fraumünster

Fraumünster
Fraumünster

El nombre de esta iglesia es comúnmente mal traducido como Iglesia de Nuestra Señora; sin embargo, el nombre de la iglesia protestante Fraumünster en realidad significa Iglesia de la Mujer. Debe su nombre a una abadía para mujeres de la aristocracia que fue fundada por el Emperador Ludwig en 853 para su hija Hildegard.

Hasta la alta Edad Media, el jefe del convento también era gobernador de la ciudad. La estructura tiene una forma de basílica con tres naves. Esta iglesia también cuenta con una nave gótica erigida entre los siglos XIII y XV, un presbiterio románico y un crucero del primer gótico con bóveda alta. En el sótano, se pueden ver los restos de la cripta original de la iglesia abacial que data del siglo IX.

Aunque vale la pena ver la iglesia en sí, lo que la convierte en una de las atracciones turísticas más populares de Zúrich es el hermoso conjunto de cinco vitrales en el presbiterio creado por Marc Chagall en 1970. De izquierda a derecha, se pueden ver representadas escenas bíblicas como el ascenso del profeta Elías al cielo, partes de la vida de Cristo, la historia de Moisés e incluso el ángel anunciando la llegada del fin del mundo.

La roseta en el sur también es obra de Marc Chagall. En el  norte de la iglesia hay otro impresionante vitral, El Paraíso Celestial, creado por Augusto Giacometti en la década de 1940. La abadía en sí fue demolida en 1898 para dar paso a la Stadthaus, pero el claustro románico y gótico sobrevive, adornado con pinturas de P. Bodmer que datan de 1928.

7.  Lindenhof

Lindenhof
Lindenhof

Entre Bahnhofstrasse y la orilla izquierda del Limmat, la mitad occidental del casco antiguo de Zúrich se eleva abruptamente hasta el tranquilo Lindenhof sombreado de árboles. Aquí es donde los romanos construyeron su asentamiento fortificado en el siglo IV para defenderse de las migraciones del norte. Cinco siglos después, el nieto de Carlomagno construyó un palacio aquí como residencia real.

Mucho después de que los restos de estas estructuras hubieran desaparecido, algunos edificios alrededor del parque, todavía se usaban para ceremonias importantes; En 1798 se hizo el juramento de confirmación de la Constitución Helvética. Hoy, esta zona es un parque sombreado de árboles con bancos, jugadores de ajedrez y turistas que disfrutan de las vistas panorámicas del río y del casco antiguo. Este tranquilo paseo es uno de los top 10 lugares para visitar en Zúrich.

8.  Limmatquai y el Rathaus (Ayuntamiento):

Limmatquai y el Rathaus (Ayuntamiento): 
Limmatquai y el Rathaus (Ayuntamiento):

A lo largo de la Limmatquai, una popular calle comercial junto al río, hay una serie de elegantes y antiguas casas de gremios con suntuosos interiores que reflejan la riqueza de los grupos que gobernaron la ciudad hasta 1789. Muchas de ellas ahora albergan restaurantes, por lo que puedes ver el interior del Haus zur Saffran (número 54) que data de 1719, el Haus zur Rüden (número 42) de 1660; y el Haus zur Zimmerleuten (número 40) de dos pisos de 1709, con una hermosa ventana de oriel.

El Ayuntamiento de Zúrich, el Rathaus, es fácil de notar, ya que sobresale del río y se apoya en amplios arcos en el extremo este del Rathausbrücke. Construido entre 1694 y 1698, el enorme edificio del Renacimiento tardío tiene una rica decoración esculpida y una sala ceremonial barroca que vale la pena ver.

Al final de Münsterbrücke se encuentra la iglesia Wasserkirche con su estilo gótico tardío. Llamada la “iglesia acuática”, estuvo una vez completamente rodeada por el río Limmat. No estuvo conectada a tierra firme hasta 1839 cuando se construyó el Limmatquai. Construido en el lado norte de la iglesia se encuentra el Museo Helmhaus de 1794 con una sala de fuente abierta en la que se realizan exposiciones especiales.

 9. Schweizerisches Landesmuseum (Museo Nacional Suizo)

Schweizerisches Landesmuseum (Museo Nacional Suizo)
Schweizerisches Landesmuseum (Museo Nacional Suizo)

Si quieres conocer los top 10 lugares para visitar en Zúrich no puedes perderte este museo. Se encuentra en un edificio tipo castillo con adornos neogóticos que alberga un excelente museo en el que se  muestra la historia cultural de toda Suiza. Es, con mucho, la colección más importante de artefactos históricos y culturales suizos. Hay más de 820,000 artefactos que cubren una amplia gama de temas desde la prehistoria hasta el siglo XX. Las colecciones arqueológicas, con artefactos descubiertos en Suiza que datan de alrededor de 100.000 a. C. a alrededor de 800 d. C., se encuentran entre las mejores de Europa.

Las colecciones cubren trabajos de orfebrería, textiles, disfraces, metalistería, joyas y relojes, instrumentos científicos, vida rural, carruajes y trineos, instrumentos musicales, artesanías y antigüedades industriales. Las pinturas medievales son particularmente interesantes, como lo es la colección de vitrales antiguos.

Las exhibiciones siguen cuatro temas: migración temprana y asentamiento, historia religiosa e intelectual, historia política y el desarrollo económico de Suiza. La Galería de Colecciones ofrece una visión general en 20 exhibiciones que muestran artesanías y productos suizos.

Una serie de espacios reconstruidos pos época le dan renombre al museo. Estas salas muestran muebles y artes decorativas en ambientes de habitaciones decoradas que siguen la evolución de los espacios a través de los siglos a medida que cambiaron las necesidades y los gustos. También se muestran muebles suizos del siglo XX, destacando los contrastes.

10.  Grossmünster (Gran Iglesia de monasterio)

Grossmünster (Gran Iglesia de monasterio)
Grossmünster (Gran Iglesia de monasterio)

Ubicada en una terraza abierta sobre el río, la iglesia principal de Zúrich domina el horizonte de la ciudad con sus torres gemelas. Construida entre los siglos XI y XIII, es una basílica románica de tres torres con un presbiterio sobre una cripta que data de aproximadamente 1100. Los niveles superiores de las torres datan de 1487, pero las cúpulas se agregaron en 1782.

En la torre sur, en el lado del río, se encuentra una figura sentada de Carlomagno, quien se cree que fundó el orden al que pertenecía originalmente la iglesia. Puedes ver la estatua original en la cripta; la que se encuentra en el exterior es una copia hecha para proteger la original que se encuentra en mal estado. Asegúrate de ver las dos puertas de bronce modernas hechas en 1935-36, los capiteles románicos esculpidos, los restos de pinturas murales góticas y el claustro del románico tardío de aproximadamente 1200. No puedes perderte esta iglesia, uno de los top 10 lugares para visitar en Zúrich.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here