Zúrich es una ciudad culturalmente vibrante, de gestión eficiente y atractiva en el encuentro entre el río y el lago, y es reconocida regularmente como una de las ciudades más habitables del mundo. También por su lugares que visitar, si eres mochilero o viajas en familia y estas próximo a viajar a este cuidad, te recomendamos una lista de los mejores hoteles donde alojarse en Zurich.

Así mismo conocida durante mucho tiempo como un centro financiero inteligente y trabajador, la metrópoli más grande y rica de Suiza también ha surgido en el siglo XXI como uno de los destinos más de moda de Europa Central, con un toque artístico y postindustrial que se refleja en su exuberante Street Parade de verano.

1. Placid Hotel Zurich

Un funcional hotel de negocios de cuatro estrellas con una estética serena y muchas torres de espacios abiertos sobre el moderno Zurich-West, donde se observa una espectacular vista, convirtiéndolo por esto uno de los mejores hoteles donde alojarse en zurich. Se sitúa en el distrito urbano de Altstetten, al oeste de Zurich, donde su fachada oblonga de 12 pisos se eleva por encima de los bloques de oficinas y residencias, Placid es muy útil para las personas que hacen negocios en las cercanías.

Placid Hotel Zurich
Placid Hotel Zurich

El hotel Placid Hotel Zurich dispone de un pequeño pero bien equipado gimnasio con buenas vistas, así como una sala de estar sociable con un rincón de negocios y salas de reuniones operadas digitalmente. El alquiler de bicicletas de cortesía en el estilo retro `Madeline’ y `Moritz’ es una buena adición.

Ademas tiene 87 habitaciones oblongas son frescas, discretas y a prueba de luz y sonido. Las camas son pequeñas pero cómodas. Los baños detrás de las mamparas de cristal transparente no serán del gusto de todos, pero son espaciosos y cálidos. Aunque todas las habitaciones tienen vista, las seis habitaciones de esquina, con ventanas a lo largo de dos paredes, son las mejores, desde la Prime Tower de 413 pies en el barrio industrial hasta la boscosa Hungerburg.

2. 25hours Hotel Zurich West

El hotel 25hours West, situado en un cubo negro llamativo en el distrito industrial de moda, se deleita con su paleta de colores infantil y sus juguetones detalles de diseño. Dispone de un restaurante con tema de Oriente Medio, una sauna con vistas y dos minis de alquiler de cortesía. A tan solo 10 minutos de un bulevar urbano hasta Im Viadukt, los arcos de ferrocarril repletos de boutiques; la torre FREITAG, una estructura de contenedores de carga; y Prime Tower, uno de los rascacielos más altos de Suiza.

25hours Hotel Zurich West
25hours Hotel Zurich West

Por otra parte las instalaciones también están bien hechas, hay una sauna panorámica y un pequeño gimnasio, un rincón de negocios con una impresora y dos computadoras,  una boutique que vende productos de marca hotelera. También puedes alquilar bicicletas, scooters y, de forma impresionante, uno de los dos Minis, sin cargo alguno.

Dispone de 126 habitaciones con aire acondicionado, que son una deliciosa combinación de pisos de madera, luces de péndulo, colores vivos y obras de arte, son el resultado de la alegre apariencia de este hotel donde alojarse en Zurich. Cómodos, con buenas camas y servicios como TV, altavoces bluetooth y una bolsa FREITAG para su uso durante su estancia.

3. 25hours Hotel Zurich Langstrasse

Un hotel de moda que ofrece un nuevo ángulo en Zurich, El Hotel Langstrasse cuenta con un observador de trenes, tiene una perspectiva de Zurich diferente, mirando al horizonte sobre las filas de vías férreas que desembocan en la estación principal. La estación de tren se encuentra entre 5 y 10 minutos a pie, dependiendo del andén que necesites; el centro de la ciudad está a 20 minutos a pie. A pesar de las ventanas de buena calidad, se puede oír algo de tráfico y ruido del tren.

25hours Hotel Zurich Langstrasse
25hours Hotel Zurich Langstrasse

Las instalaciones están bien hechas de acuerdo con la estética, se puede entrenar desde la sauna panorámica o el pequeño gimnasio, navegar por los productos de la marca del hotel y los productos locales en la pequeña tienda, o alquilar bicicletas  y, lo que es más impresionante, una de las dos Minis  de forma gratuita.

Las 170 habitaciones tienen hormigón expuesto contra roble y ladrillo negro brillante forma el plano, que también presentan cortinas y murales de efecto decolorante de Nueva York o de la jungla. Más allá de su artillería, las habitaciones son sencillas, con cómodas camas y servicios que se extienden a los televisores. Los baños abiertos y equipados con artículos de tocador naturales son agradables: las cabinas de ducha son enormes y hay un generoso espacio para guardar las bolsas de artículos de tocador.

4. Hotel One Zürich

Este hotel donde alojarse en Zurich tiene un diseño atractivo y su ubicación céntrica cerca de la elegante Bahnhofstrasse de Zurich. Se encuentra escondida en la plaza Paradeplatz, con ventanas con arcos de piedra, y en el corazón del distrito financiero de Zurich. Sus alrededores son sorprendentemente frondosos, enfrente se encuentra el Jardín Botánico, donde hay plantas tropicales y rosas de los Alpes.

Motel One Zürich
Motel One Zürich

El Motel One dispone de 394 acogedoras habitaciones, con sillones de cuero de Freifrau, lámparas Tolomeo de Artemide, pesadas cortinas de terciopelo turquesa y pintura blanca brillante. Los cabeceros de nogal y lino en forma de cresta de montaña sobre un tapiz de nubes son un bonito toque suizo.

Ademas las camas de resorte de caja con lino de algodón 100% egipcio y almohadas son suaves como plumas, mientras que las ventanas de triple acristalamiento mantienen el ruido a raya. Las características adicionales incluyen televisores de 43 pulgadas y aire acondicionado. También son agradables los compactos baños de granito y cristal, que cuentan con grifos de Dornbracht, duchas de lluvia, artículos de tocador orgánicos y toallas de felpa.

5. Greulich Hotel

El hotel Greulich tiene un diseño original de Zurich. Tiene una estética artística y nítida, clases diarias de yoga con vistas a una arboleda de abedules plateados y una acogedora “sala de estar” que atrae a la comunidad local. Greulich es una visita obligada de la fachada cóncava azul de “Vieri”, un barrio de moda en el que se encuentran los creativos y el barrio rojo de Zúrich. Es frondoso, animado y repleto de restaurantes independientes, bares, galerías y diversas boutiques, incluso hay una guarnicionería frente al hotel.

Greulich Hotel
Greulich Hotel

Este hotel cuenta con 28 habitaciones que son espaciosas y luminosas, con detalles de diseño e instalaciones bien pensadas, entre las que se incluyen esterillas de yoga, hervidores y frutas y agua de cortesía.Lo más memorables son las habitaciones del patio, ubicadas en cajas individuales a lo largo de un patio de concreto en una antigua fábrica. Algunas están distribuidas en dos niveles, con una sala de estar elevada con vistas a un parque residencial, y todas ellas disfrutan de cubos de luz natural y de paz y tranquilidad.

6. Hotel Seehof

Una pensión contemporánea, alegre y luminosa, con colores náuticos, habitaciones modernas y bien diseñadas y un ambiente juvenil. A tan sólo dos minutos a pie del impresionante paseo al este del lago. Tiene una ubicación casi perfecta si desea estar cerca, pero no demasiado cerca de la actividad turística. El casco antiguo, el muelle de desembarco de Bürkliplatz, la estación de tranvía de Bellevue y la galería de arte principal están a cinco o diez minutos a pie.

Hotel Seehof
Hotel Seehof

En Hotel Seehof ninguna de las 20 habitaciones es grande, pero todas están ingeniosamente diseñadas para aprovechar al máximo el espacio y todas ellas continúan con el tema náutico de la brisa. Las paredes y los muebles son de color blanco brillante, las telas de color gris suave, los suelos de parquet pálido, mientras que las paredes son de color azul marino o rayas, y las fotografías vintage de yates o de baño añaden un toque de dinamismo.

7. Hotel Helvetia

Este hotel boutique en el río Sihl, en el centro de Zurich, combina la belleza del Art Nouveau con el carisma del diseño. Aunque el hotel está acorralado por un cruce muy concurrido y el ruido del tráfico es molesto, la ubicación es conveniente. Se trata de un paseo de 10 minutos hasta la estación de tren, cinco hasta las tiendas de diseño en la Bahnhofstrasse y 20 a lo largo del río hasta el lago y el casco antiguo.

Hotel Helvetia
Hotel Helvetia

Sus 37 habitaciones se caracterizan por tener vistas urbanas, que se sienten estrechas pero que tienen los elementos básicos cubiertos de forma agradable. Los baños son brillantes y blancos, con artículos de tocador de Kiehl, toallas grandes y duchas espaciosas. Las camas, creadas por la marca sueca Hästens, están hechas a mano con materiales de origen ético y son suaves pero acogedoras.

Ademas las habitaciones del edificio principal tienen una estética artística, con papel pintado a rayas monocromo, armarios lacustres y suelos de aspecto industrial, pero se calientan incómodamente. Las del anexo, renovadas en 2017, son más pulidas: climatizadas y frescas, con una paleta geométrica de verde y gris, equipamientos a medida y arte moderno. La habitación 001 es un espacio encantador con techos altos y una terraza a la orilla del río.

8. The Dolder Grand Hotel

Las majestuosas torretas hacen de este galardonado resort de la Belle Époque un hito en Zurich, mientras que dos alas diseñadas por Norman Foster le dan un toque contemporáneo. Se encuentra escondido en el Adlisbergwald, donde sus torres parecen lanzar al cielo, el Dolder Grand se asienta en medio de un bosque alborotado sobre Zurich. El lago de Zúrich se puede ver resplandeciente abajo, mientras que las montañas nevadas serpentean el horizonte.

The Dolder Grand Hotel
The Dolder Grand Hotel

El Dolder Spa es un espacio seductor impregnado de tranquilidad monástica. El punto central es la piscina interior elíptica de 25 metros, mientras que en el exterior hay tumbonas, un jacuzzi caliente con vista al lago y zonas de descanso sombreadas en los árboles, con vistas a la obra de Fernando Botero `Mujer Recostada con Fruta’. Otras instalaciones de spa, incluye  una peluquería En Vogue y un gimnasio bien equipado con un programa de clases complementarias.

Las 175 habitaciones son tan tranquilas como su ubicación. Una paleta neutra con salpicaduras de lilas o naranjas tonales compone una escena armoniosa con muebles bajos en texturas naturales como el cuero, el roble oscuro y el lino. Las habitaciones de las alas de Norman Foster son elegantes y luminosas gracias a las ventanas que van del suelo al techo, pero las del edificio principal rezuman opulencia, con suntuosos paneles en el cabecero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here