Los Acantilados de Maro-Cerro Gordo son una muestra de la Naturaleza. En las mañanas frescas, cuando observa desde una de sus perspectivas, puede pensar en el banco de África y apreciar las notables perspectivas que ofrece.

Acantilados de Maro-Cerro Gordo

¿Dónde se encuentran los Acantilados de Maro-Cerro Gordo?

Los Acantilados de Maro-Cerro Gordo están formados por una sucesión de ensenadas y barrancos, con hasta 250 m de desnivel, conformados por las comarcas bajas de las sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, disueltas por los juncos del océano.

En este complejo topográfico conocido como Acantilados de Maro-Cerro Gordo, se encuentran la Cueva de Nerja, aunque fuera de la delimitación del Paraje Natural. Destacan las orillas marinas de Las Alberquillas, Cala del Cañuelo.

Ambas en Málaga, y Cantarriján, una orilla del mar nudista en Granada. Aislándolos, las repisas de Torre del Pino, Peñón del Fraile, Cerro de la Caleta y Cerro Gordo. Todos estos formando pate de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo.

Características de los acantilados

El Plan de Gestión de los Recursos Naturales del Espacio Natural acumula las actividades identificadas con ruta marítima permitida y prohibida en los Acantilados de Maro-Cerro Gordo:

La ruta se hará abiertamente con embarcaciones desde 200 m en la orilla del mar y 50 m en el resto de la costa, desde la línea de costa hasta el océano. Acceso desde el océano a las orillas del mar, en los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, sin sesgo a los arreglos de reflujo y flujo de las pautas de área apropiadas.

Embarcaciones de amarre y flotación dentro de las zonas francas de amarre habilitadas en el área 3, desde el amanecer hasta el anochecer. Ruta, acceso desde el océano a orillas, bahías o barrancos.

El acceso a los Acantilados de Maro-Cerro Gordo es de las orillas del mar al océano, y la sujeción y la inmutabilidad de una embarcación, vinculada a la organización en el avance de sus capacidades para la administración del Espacio Natural, así como diferentes embarcaciones en situación de crisis.

En los Acantilados de Maro-Cerro Gordo están restringidos a la deriva o deportiva, la navegación de crucero con fines de pesca y la presencia de una lancha rápida, motos acuáticas, deslizadores o dispositivos mecanizados a la orilla del mar.

Una recreación náutica artefactos empujó y remolcó artilugios, dentro de los 200 m de la costa en las regiones costeras y por debajo de los 50 m en el resto de la costa. Acceso desde el océano a las orillas del mar, acantilados y ensenadas con lanchas rápidas.

Acantilados de Maro-Cerro Gordo

Aspectos únicos

Amarre y flotación de embarcaciones fuera de las zonas de libre aseguramiento establecidas en el tramo 3 y dentro de dichas zonas desde el anochecer hasta el amanecer. Desde la perspectiva de Torre de Maro se puede apreciar el impresionante Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo.

La exhibición se compone de escarpados precipicios salpicados de orillas del mar y pequeñas bahías a las que es difícil llegar, mientras que los notables patios desarrollados a alturas increíbles mantienen firmes las pendientes de la montaña.

El territorio de Acantilados de Maro-Cerro Gordo se extiende desde el mirador marinero de Maro hasta Cala de Calaiza y, además, incorpora una pieza marina de extraordinario valor natural.

Siguiendo el camino que se interna en la Selva del Cañuelo, se atraviesa la socavación mediterránea y masas de pino carrasco, junto a especies poco comunes como el buxus balear.

Este arbusto venenoso soporta temperaturas escandalosas y puede vivir más de 500 años. La presencia de aves, como lavanderas o gaviotas, acompaña la visita. Deslizándose hacia la orilla del mar, en los acantilados se ven generalmente usos rurales tardíos, como el desarrollo de productos orgánicos tropicales.

Acantilados de Maro-Cerro Gordo

Una diversidad gastronómica

Estas nuevas fijaciones se han incorporado a la comida habitual de la zona, diferenciándola y potenciándola. Al sumergirse en el océano desde orillas marinas como Cantarriján, se pueden apreciar cavernas y fondos duros poseídos por innumerables especies de plantas, así como una rica variedad de fauna marina en los Acantilados de Maro-Cerro Gordo.

Destacan los amplios claros de Posidonia. Corales, toallitas y un amplio surtido de peces conviven bajo su refugio, algunos con matices brillantes, por ejemplo, el pez dama o estupendos como el pez luna. Un viaje en barco permite al huésped moverse hacia lugares que no están efectivamente abiertos y de extraordinaria magnificencia.

Durante la excursión se puede observar el rebote y cabriolas de los delfines que cruzan el Mediterráneo, mientras que, sobrevolando los precipicios, se pueden distinguir rapaces, por ejemplo, el cernícalo vulgar o el halcón peregrino veloz esperando para saltar.

Cerca de la comarca común se encuentra la Cueva de Nerja hecha a partir de diversas exposiciones, en las que hay un sinfín de formaciones rocosas rupestres, tramos y cascadas.

En este lugar, además, se han descubierto importantes destinos arqueológicos del Paleolítico: restos humanos, creaciones artísticas de cavernas, alfarería y diferentes aparatos.

Diferentes visitas pueden ser a la Torre de los Guardas, conocida como Balcón de Europa, al Acueducto del Águila en el Barranco de la Coladilla o al resto de una calle romana en el Acantilados de Maro-Cerro Gordo.

Playas del complejo geológico

Independientemente de las limitaciones, hay algunos ejercicios acuáticos que son viables con la preservación del clima marino y pueden ser una opción decente para el sol y la orilla del mar en la industria de viajes.

En concreto, la organización Educare Aventura lleva bastante tiempo supervisando las visitas guiadas desde la playa de Burriana en los Acantilados de Maro-Cerro Gordo. En kayak o remo, aproveche una parada para nadar en sus aguas completamente transparentes.

Tome un baño decente en las ensenadas más bloqueadas caminando. Por otra parte, la franja marítima se delimita desde la Torre de Maro hasta la Torre de Cerro Gordo, y se adentra un kilómetro en el océano.

El fondo marino es el territorio más sorprendente de este escenario habitual ubicado en los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, por su significación y delicadeza. Garantizado por la promulgación, el acceso con lanchas rápidas o la pesca de cualquier tipo está restringido.

Por ello, está previsto hacer un seguimiento de la increíble biodiversidad marina del litoral. A destacar, los claros de fanerógamas (plantas marinas) como la Marina Zoostera o la Posidonia oceánica.

El esplendor de la naturaleza

Estos “bosques marinos” ayudan a prevenir la desintegración de la costa, mejoran la calidad del agua, secuestran el CO2 del aire y son refugios importantes para algunas especies marinas. Sea como fuere, a pesar de las montañas y las orillas del mar, el Parque Natural Acantilados de Maro-Cerro Gordo tiene mucha historia a sus espaldas.

En la Cueva de Nerja, cerca de este espacio común, se encuentran las principales confirmaciones de ocupación humana, allá por el Paleolítico. También hay restos de ocasiones romanas y musulmanas, con el resto de ánforas, masías y un viaducto desaparecido.

Quizás lo que más atrae la consideración del huésped son sus populares miradores. La mayoría de estos vigías que trabajaron alrededor de los siglos XV y XVI fueron utilizados por los dos musulmanes y cristianos.

Actualmente son cinco los pináculos que se mantienen en pie: Torre de Maro, Torre del Río de la Miel, Torre del Pino, Torre de la Caleta y la Torre del Cerro Gordo. Se puede llegar a este último pináculo a través de un corto camino señalizado, que se cierra en perspectiva hacia el océano.

Sin duda, este espacio regular es una joya en su mayoría secreta y encubierta de la costa tropical de Málaga y Granada. Aunque quizás sea mejor que proceda así, virgen, impecable, ajena a la vida actual.

Las Alberquillas

Playa de las Alberquillas, un refugio natural en Nerja. Se encuentra sólo a pequeños caminos desde el punto focal del distrito de Málaga, hacia las Cuevas de Nerja tan prominentemente conocidas.

Situada en la regular bodega de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, está rodeada de una tonelada de vegetación, en un entorno característico de insólita excelencia. No es sorprendente que el nudismo y el naturalismo se practiquen en esta apartada orilla del mar, ya que no está excepcionalmente repleta.

Su aumento es de 400 metros de largo y alrededor de 20 de ancho, lo que la convierte en una orilla de mar de longitud media. Asociado a la orilla del Molino de Papel por los restos de la Torre del Río de la Miel, antiguo mirador.

Por su extensión y accesos, esta orilla del mar no cuenta con numerosas administraciones, por lo que para apreciar un día a la orilla del mar conviene traer su comida y bebida, a modo de sombrilla.

Un territorio ideal para pasar un día del grupo en completo relax y apreciación de la naturaleza en su estructura más perfecta. Te aconsejamos que lleves unas gafas para zambullirte, ya que sus aguas perfectamente transparentes te permitirán encontrar la fauna marina tan desplazada cerca.

Por su pensamiento como reserva natural. No se permiten oficinas de administración, en adelante la solitaria ducha existente se hace a partir de un característico manantial que brota de las propias montañas.

La Cala del Cañuelo

La orilla del mar de El Cañuelo es quizás la orilla del Acantilados de Maro-Cerro Gordo más secreta de la ciudad de Nerja. Situada en la línea del territorio entre Granada y Málaga, ¿se encuentra en la zona normal de Acantilados de Maro?

En los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, cuya principal seña de identidad reside en sus precarios y extraordinarios acantilados. La actual circunstancia separa esta orilla del mar por lo que el ingreso a él es muy problemático, por lo que es prudente llevar un buen calzado para llegar a él.

A lo largo de los meses de mediados de año, y ante la molestia de llegar hasta él, existe una administración de minibús que pasa con la mayor frecuencia posible. Es una actividad que favorece el ingreso a familias con niños pequeños o mayores o con algún tipo de discapacidad.

Debido a la poca afluencia de individuos, sus aguas son perfectas y de apariencia cristalina. Esto, junto con la presencia de rocas y acantilados, lo han convertido en un lugar ideal para nadar o saltar. En la parte baja de sus aguas se encuentra el reconocido coral naranja, una categoría animal delegada Vulnerable a la Extinción.

Cantarriján

Orilla del mar Cantarriján está situado en la localidad y villa española de La Herradura, teniendo un lugar con el distrito español de Almuñécar, en el territorio de Granada, término municipal independiente de Andalucía.

Tiene una longitud de unos 380 metros y una anchura normal de 43 metros. Considerada una orilla de mar nudista convencional, en Cantarriján se puede apreciar completamente expuesta.

En 2018, a raíz del ataque de clientes en traje de baño, se realizó la “Relación de Amigos de la Playa Nudista de Cantarriján” Para avanzar en el aprovechamiento y deleite de la orilla del mar desnudo y la concurrencia de todos los clientes de la orilla del mar y el mirador. el nudista.

Acantilados de Maro-Cerro Gordo

Flora y fauna de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo

En los Acantilados de Maro-Cerro Gordo se aprecia una vegetación media mediterránea, abundante en pinos piñoneros, lentisco, palmito, mirto, mirto, romero de mar, tomillo, lavanda, alhucemas y albaidas.

En la orilla del mar de la Alberquilla hay una fascinante vegetación psamófila, como la barra espinosa o la oruga del océano, ambas con tallo grueso para disminuir la salinización. Así mismo, podemos descubrir en determinadas orillas marinas del territorio característico del Acantilados de Maro-Cerro Gordo.

Como la ensenada El Cañuelo, el coral naranja o coral estrella, Atroides calycularis, que se encuentra en territorios accidentados donde no llega la luz del día. En las pistas, especialmente en la Torre del Pino, proliferan regularmente especies de la ribera, como el hinojo marino, el bala amarilla, el pollo y la lavanda.

En el clima marino alberga tres de los cuatro tipos de fanerógamas marinas presentes en el litoral andaluz: Posidonia oceánica, Cymodocea nodosa y Zoostera marina.

Excelencia natural

Este lugar se describe principalmente por los Acantilados de Maro-Cerro Gordo escarpados, hasta 75 m. desniveles, y diversas bahías, producto de la desintegración y recaída marina en las últimas comarcas bajas de la Sierra de Almijara, entre las comarcas ribereñas de Almuñecar en Granada y Nerja en Málaga.

Es un área de increíble aliciente natural por la peculiaridad de sus arreglos topográficos y la extraordinaria biodiversidad que alberga tanto en su espacio territorial como dentro de la milla oceánica.

Entre estas cualidades destaca la presencia de dos especies endémicas del sur de Andalucía que figuran en el Catálogo Andaluz de Flora Silvestre Amenazada como especies en peligro: la siempreviva malagueña y el romero blanco; y dos del Mediterráneo occidental, el boj balear y el espino.

El primero de ambos es un animal de categorías asegurado en el Catálogo Andaluz de Flora Silvestre Amenazada como en riesgo de eliminación y el segundo se encuentra en él como indefenso. Las dos especies están disponibles en la Directiva Hábitat.

Significativamente más variada que la franja terrestre es la milla oceánica de este lugar, varios tipos de ambos tipos de vegetación pueblan su fondo marino. Las especies vegetales más grandes son la Posidonia marítima, la Zostera marina y la Zostera nodosa, que estructuran montículos de increíble riqueza y complejidad natural.

Fauna

Entre la fauna del característico espacio destacan los bichos espeluznantes, en particular los lepidópteros, como la mariposa Pasha de dos seguidos, endémica del territorio. Entre los reptiles, el camaleón, la joya del espacio característico, de origen africano, así como ciertas criaturas bien evolucionadas como la gineta y el erizo morisco.

Es habitual ver a las cabras montesas descender de la Sierra de la Almijara, sobre todo en invierno. También hay abundante fauna marina (diferente crecimiento verde, cangrejos, tomates marinos, mejillones).

El mejor surtido se encuentra entre las aves, con hogar de gaviotas patiamarillas, cernícalos y halcones peregrinos, sin perjuicio de diferentes tipos de gaviotas, charranes, petirrojos, tarabillas básicas, pinzones y pájaros cantores.

Aguas con vida

Con respecto a la fauna marina, la abundancia también es única, teniendo la opción de localizar una gran cantidad de criaturas sin espinas, predominantemente toallitas, corales, anémonas, equinodermos y moluscos. Entre los carroñeros, las poblaciones de camarones, cangrejos y langostas son importantes.

De excepcional importancia es la presencia de importantes poblaciones de coral naranja, que es una variedad animal delegada vulnerable a la aniquilación. Dentro de la recolección de peces hay una extraordinaria biodiversidad en gran medida debido a la variedad de espacios de vida que brindan los montículos de Posidonia y las zonas accidentadas.

Abundan los torillos y blenidos, la morena con formas serpenteantes y el mero pensado en el cazador de élite del Mediterráneo, aunque a partir de ahora prácticamente aniquilado por la caza furtiva en los Acantilados de Maro-Cerro Gordo.

Una especie entre todas

En el límite de los territorios de Granada y Málaga es una exigencia indiscutible para los que aman la orilla del mar y la montaña por igual. Actualmente, que aún ahora es la oportunidad ideal para pasar un día al aire libre, sin un frío ni un calor escandaloso en los Acantilados de Maro-Cerro Gordo.

Entre Nerja y Almuñécar, permiten visitar un lugar maravilloso. Enriquecida con miradores del siglo XVI, la orografía de la zona es lugar común del impacto impulsivo de la geografía.

Los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, que tienen un desnivel de más de 250 metros, se enmarcan en agradecimiento a la desintegración de las montañas de Tejada, Almijara y Alhama.

En este lugar podemos apreciar incluso costas nudistas o algunas convencionales y fuertemente sugeridas como Cerro Gordo. Como rareza, en la fauna de estos acantilados sobresale un insecto endémico de la zona: la mariposa pasha de dos seguidos. Un ejemplo poco común y poco común que puede hacer que la visita sea más atractiva.

¿Cómo llegar a los Acantilados de Maro-Cerro Gordo?

Zona característica situada en la Costa Oriental de Málaga, en el distrito de Nerja. Ofrece una escena áspera donde pequeñas ensenadas se sustituyen por acantilados y territorios de desarrollo en terrazas. Destaca la tremenda abundancia de su fauna marina, siendo la región ideal para apreciar el salto con escafandra autónoma.

Los Acantilados de Maro-Cerro Gordo son escenario de la Naturaleza. En las mañanas frescas, cuando observa desde una de sus perspectivas, puede considerar la costa de África y apreciar las excelentes perspectivas que ofrece.

La visita puede comenzar por el Balcón de Maro que se encuentra en la Plaza de la Iglesia de las Maravillas. Maro, en el distrito de Nerja, es un pequeño pueblo normalmente andaluz notable como zona turística.

Desde aquí se divisa la llanura mareña y la Torre Vigía de la Marquesa (siglo XVI) que se trabajó, junto a otras cuatro, para resguardar el litoral de los corsarios. Saliendo de la N-340 hacia Almuñécar, hay que dirigirse hacia la Torre de la Marquesa o Torre de Maro, para ir andando y ver la exposición habitual de los acantilados.

Volviendo a la calle de manera similar, se percibe cómo la Sierra Almijara entra en el océano: grandes acantilados y hermosas bahías dan forma al escenario. Hay perspectivas para pausar y publicar, ya que no se puede llegar a las entradas con vehículos u otros vehículos a motor.

Avanzando, llegarás al desvío del Acantilados de Maro-Cerro Gordo, desde el que podrás ver las mejores perspectivas sobre los barrancos y la costa malagueña. Un lugar que te cautivará en su totalidad. Por lo que concluimos con un interesante vídeo. Recomendando leer los siguientes enlaces:

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here