El término pirata proviene del griego peirates que remite a la acción de asaltar o atacar. La piratería ha existido desde el momento mismo en que se inventó la navegación. Surcar los mares, descubrir qué hay más allá del horizonte, regresar de tierras exóticas y lejanas con un botín de riquezas, siempre ha implicado tentación y riesgo. Durante muchísimos años, el poderío de las naciones europeas se midió según su flota naval y los productos que traían desde ultramar; las guerras se enfrentaban con barcos, cañones y desde los puertos fortificados. En esos tiempos creció la fama de los piratas, se volvieron míticos y hay nombres como Barbanegra, Francis Drake y Henry Morgan que están inscritos en las páginas de la historia.

A pesar de ser villanos, de que su forma de vida se basaba en el robo y el asesinato, todos hemos soñado alguna vez con ser piratas: con tener una pata de palo, un parche en el ojo y comandar un barco que ostente sus temibles velas de calavera, el cual inspire terror al ser divisado desde las lejanías. Qué te parecería recorrer las costas portuguesas montado en un verdadero barco pirata, navegando los exóticos acantilados, acompañado de deliciosa comida y abundante bebida: la verdadera vida del marinero. Ésta es una de las experiencias que puedes llevar a cabo al viajar a Algarve, en el distrito de Faro, en Portugal. Saliendo de Albufeira realiza un recorrido en un barco pirata de verdad, fascínate con las formaciones rocosas en las costas y disfruta bellísimos atardeceres.

Para esperar a sus próximas víctimas, o también para celebrar la victoria tras un exitoso saqueo, los piratas solían esconderse en cuevas. También en Algarve, no se puede perdonar la sorprendente experiencia de visitar la Cueva de Benagil, una de las más hermosas de estas playas y de todo el mundo. Se trata de una cueva natural creada por la erosión del mar sobre las piedras a lo largo de los siglos. Puedes también coger un viaje en bote hasta la cueva, o si eres más aventurero enfrentar la opción de llegar en kayak, canoa o hasta nadando. Si estás de visita en esta paradisíaca playa portuguesa debes aprovechar y conocer esta preciosa estampa natural.

Las playas portuguesas tienen una gran variedad de oferta turística y diversos hoteles en Algarve para todos sus visitantes: hay actividades en el mar, de descanso, recorridos turísticos por las poblaciones y sitios emblemáticos de estos poblados y abundante vida nocturna. No puedes perdértelas, así como tampoco disfrutar de la atención y descanso que solamente encontrarás en el BeLive Family Palmeiras Village, especial para alojar a la familia completa y con opciones de entretenimiento para todos los gustos. Si deseas mayor independencia, contamos también te recomendamos BeSmart Terrace Algarve, apartamentos completamente equipados y con piscina, que permitirán una estancia por demás agradable y completa. Visita Algarve, regocíjate con sus playas, perfecto clima, entretenidos paseos y diviértete como nunca en tus próximas vacaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here