En este post de los hoteles más extraños de América te presentamos las opciones de hospedaje que apasionan a los turistas exigentes y aventureros, ansiosos por tener una experiencia distinta y única de alojamiento en sitios insólitos, curiosos y extraños. Conoce de estos lugares en los que se incluyen desde refugios colgantes, dormir en árboles o con lobos.

Hoteles más extraños de América

Los hoteles más extraños de América

Varios países del continente americano han construido hoteles en insólitas ubicaciones y con características muy peculiares para complacer los más exóticos gustos de esos turistas ávidos de aventura y de experimentar nuevas y extrañas emociones.

En este artículo te ofrecemos información acerca de algunas de las alternativas más resaltantes de los hoteles más extraños de América.

En todas ellas se recibe y acoge a los huéspedes con las mejores y más emocionantes opciones de alojamiento, que rompen con lo habitual en este tipo de establecimientos.

Su objetivo es satisfacer las preferencias de turistas que los visitan y que esperan encontrar en esos hoteles más extraños de América ambientes y conceptos nuevos y diseñados para complacer a los asiduos viajeros aburridos de lo cotidiano y previsible. En el artículo Aspen se presentan opciones de calidad turística.

Hoteles más extraños de América

Entérate aquí qué ofrecen cuatro de esas innovadoras alternativas, que constituyen un reto para los turistas exigentes. Otras opciones innovadoras se recomiendan en Top 10 Mejores Lugares en Argentina.

Dog Bark Park Inn, Estados Unidos

Este hotel Dog Bark Park Inn es una casa de huéspedes construida dentro de una estructura con la forma de un gigantesco beagle, acondicionado interiormente para ofrecer comodidad y un estilo único en lo que a hospedaje se refiere.

Es un alojamiento que comprende una posada de una unidad construida con la forma de esta raza de perro.

Este curioso e interesante hotel está ubicado en Cottonwood, en la zona rural del condado de Idaho, Estado de Idaho, Estados Unidos, con una espectacular vista panorámica en cualquier época del año de los campos de granos que afloran por doquier en esas praderas y las montañas circundantes del lugar.

Hoteles más extraños de América

Igualmente fascinante son las vistas del cielo estrellado y todas sus constelaciones desde la cubierta del segundo piso del beagle en las noches despejadas.

La unidad puede albergar cómodamente a cuatro personas, ya que la misma está equipada con una cama matrimonial y dos colchones gemelos plegables lado a lado en el área del desván. Tiene, además, un baño completo con todos los servicios.

En la habitación el huésped encuentra, además, todos los artefactos y utensilios que requiera para la preparación de comida, así como para el entretenimiento, tales como microondas, un pequeño refrigerador, una mesa de desayuno, aire acondicionado, WiFi gratuito, cafetera.

Igualmente,  estaciones de carga de radio reloj/electrónica, secador de pelo, libros, juegos, y rompecabezas. Mediante la escalera que está dispuesta en la habitación se puede subir al segundo piso de la zona de dormitorios, decorada de manera acogedora y agradable.

Hoteles más extraños de América

Se ofrece desayuno y comida para picar en el auto-servicio ubicado cerca del perro. No hay teléfono ni televisión.

Para acceder al interior del beagle los huéspedes entran desde una cubierta privada en el segundo piso.

Se ha utilizado en el mobiliario objetos decorativos alusivos a esta raza de perro, así como otras, tallados por los artistas talladores Dennis y Frances, quienes son los propietarios y creadores de esta singular alternativa de hospedaje, considerado uno de los hoteles más extraños de América.

Son, a su vez, expertos en motosierras del Dog Bark Park.

Hoteles más extraños de América

En el interior de la habitación hasta la cabeza del perro, hay una zona de desván con espacio adicional para dormir y un acogedor hueco en el hocico, por el que se puede contemplar el paisaje.

En todas las áreas es posible disfrutar de diversas amenidades relajantes como exclusivas selecciones de libros, juegos y rompecabezas, muchos de los cuales versan sobre perros.

Desde esta localidad de Cottonwood es posible hacer excursiones por el famoso cañón Hells Canyon Gorge del río Snake, en las adyacencias del hotel.

La belleza de este cañón invita a los visitantes a explorarlo a través de recorridos en lancha motora, especialmente en la época de primavera a otoño.

Hoteles más extraños de América

Asimismo, es emocionante explorar la historia y cultura nativas de la Nez Perce, tribu originaria del lugar en los sitios en los que hace interpretación de su legado y en pueblos cercanos.

Igualmente, se puede acudir al centro de visitantes cerca de Dog Bark Park, en la tienda de souvenirs y el propio taller de los artistas Dennis y Frances en el que crean sus tallas caninas.

Skylodge Adventura Suites, Perú

Una experiencia única, desafiante y extravagante es alojarse en el Skylodge Adventure Suites, que emula un nido de cóndores en pleno páramo andino en Perú, para disfrute de los turistas osados.

Este curiosísimo y primer lodge colgante del mundo fue abierto en junio de 2013 y está ubicado en el Valle Sagrado de Cuzco, en los Andes peruanos, el cual ofrece la posibilidad de dormir dentro de una habitación suspendida en el flanco de una montaña.

Se trata de una capsula de lujo completamente transparente, que cuelga de la cima de una montaña de este valle y desde la cual se aprecia la impresionante vista de este mágico valle.

Para acceder al Skylodge, es preciso subir 400 metros por la Vía Ferrata, que es un recorrido por caminos en la montaña, a veces horizontales y otras veces, verticales, en los se han instalado apropiadamente elementos para asegurar la subida, tales como grapas, clavijas, puentes colgantes, cadenas para recorrerla con seguridad y usando tirolesas.

Esto es lo que lo ha convertido en uno de los hoteles más extraños de América; no obstante, bien vale la pena el esfuerzo para pasar una noche en este lugar que hace que los sueños aventureros se materialicen.

El Skylodge está compuesto por tres exclusivas suites de cápsulas colgantes con una capacidad total para 8 personas.

Estas suites en cápsulas están situadas en la cima de la montaña a unos 1200 pies desde donde se domina vistas de 300 grados del majestuoso Valle Sagrado.

Las capsulas están hechas a mano con aluminio aeroespacial y policarbonato resistente a la intemperie.

Miden 24 pies de largo y 8 pies de alto y ancho, tienen seis ventanas y cuatro conductos de ventilación que aseguran una atmósfera confortable.

El diseño y las características de cada suite proporcionan un servicio de primera clase y comodidad óptima.

Tienen un sistema de iluminación alternativo consistente en cuatro lámparas interiores y una luz de lectura, todas alimentadas por paneles solares que almacenan energía en baterías.

Cada suite, disponible para personas de todas las edades y capacidades, viene equipada con cuatro camas, un comedor y un baño privado, separado del dormitorio por una pared aislante.

En el interior hay un baño ecológico seco y un lavabo, dentro del cual también se pueden disfrutar las magníficas vistas a través de la capsula de 1,8 metros de diámetro, que también está equipada con cortinas para la privacidad de la curiosa mirada de los cóndores que pasan.

Tienen colchones de fina calidad, sábanas de algodón, almohadas de plumón y edredones que aseguran una cálida y agradable noche a 400 metros del suelo.

Se estimó como peso máximo en la capsula de 120 kg para subir con seguridad por la Vía Ferrata y montar en la tirolesa y poder llegar hasta la suite.

La seguridad está garantizada en la capsula que dispone de un portal de escape situado en la parte superior de la misma.

Es este uno de los hoteles más extraños de América, cuyos paquetes para visitarlo incluyen desayuno y cena gourmet con vino, transporte desde Cuzco y guías profesionales bilingües.

Free Spirit Spheres, Canadá, entre los hoteles más extraños de América

Este novedoso y alucinante concepto de alojamiento que ofrece el Free Spirit Spheres Hotel en la isla de Vancouver, Columbia Británica, Canadá, es el de dormir suspendido en el aire dentro de una esfera.

Las esferas se encuentran localizadas entre las regiones de Nanaimo al sur, el Valle de Comox al norte y la Costa del Pacífico al oeste, entre la playa de Qualicum y lo que los locales llaman “País de los Faros”.

Las esferas que comprende el hotel están especialmente acondicionadas para el hospedaje y adaptadas para el ambiente de bosque.

Las cuerdas utilizadas para atar la esfera vertical y lateralmente funcionan como una telaraña, que se estira y absorbe parte de la fuerza y peso de la esfera. Esta telaraña de cuerdas constituye una estructura debidamente distribuida y es muy fuerte y resistente.

¿Qué es Free Spirit Spheres?

Es un conjunto de hospedaje que consiste en 3 esferas de madera o fibra de vidrio, habilitadas para alojar personas de manera eficiente y cómoda.

La primera de ellas fue construida en 1997 por el carpintero Tom Chudleigh, quien las bautizó como Eryn, Melody y Luna.

Están colgadas de los árboles del bosque y ofrecen una combinación de habitación de hotel lleno de ventanales con la experiencia de la contemplación y retorno a la naturaleza.

En ellas reina la paz y la relajación y un nuevo concepto de turismo mucho más respetuoso y ecológico.

Esferas de hospedaje de uno de los hoteles más extraños de América

El hotel Free Spirit Spheres ha sido bien ponderado por los conocedores de la materia turística, considerando sus esferas como apropiadamente acogedoras. Estas esferas son:

Eryn, la primera de la Free Spirit Spheres

Esta esfera fue hecha de madera totalmente a mano empleando abeto Sitka. Tiene un diámetro de 3.200 mm a la que se le adaptaron cinco ventanas, incluyendo una claraboya, que permite admirar la belleza natural exterior.

Para acceder a esta esfera es preciso atravesar un pasaje elevado que conduce hasta la plataforma base de la escalera de caracol que lleva directamente a la puerta de Eryn.

Eryn puede albergar a dos adultos de estatura media cómodamente en una cama matrimonial de tamaño ligeramente inferior, aun cuando puede acoger a una tercera persona con un límite de peso de 75 kg en una cama ubicada en el desván.

El ambiente se calienta eléctricamente mediante un termostato apropiadamente localizado en la pared.

El huésped dispone de un pequeño estante con utensilios de cocina, un fregadero y un pequeño refrigerador, un sofá, agua filtrada y todo lo necesario para preparar té y café.

Para los que gusten disfrutar de la música en pleno bosque, la esfera cuenta con un sistema de sonido para conectar aparatos de música y de vídeo.

Melody, primera esfera de fibra de vidrio

Está hecha, por la parte exterior, de fibra de vidrio amarillo vibrante en el que se estampó un mural muy llamativo y en su interior es de madera.

Para llegar a Melody, se atraviesa un pequeño puente, y luego se sube por unas escaleras que giran alrededor de un árbol.

Melody es del mismo tamaño que Eryn, pero su interior es  totalmente distinto, el cual está hecho de nogal negro con un espacio para el relax. En esta esfera hay cinco ventanas, incluyendo la claraboya.

Cuenta con un estante con implementos de cocina, un pequeño fregadero, agua purificada y los utensilios para preparar té y café.

Se dispusieron bancos en cada ventana y dos mesas que se pliegan si se requiere más espacio.

Tiene una cómoda cama matrimonial cubierta con un acogedor edredón. También tiene una cama abatible o plegable en la pared trasera para crear otro dormitorio.

Ofrece calefacción eléctrica accionada por un termostato en la pared y muchos implementos para ajustar la iluminación y crear un ambiente agradable.

Melody está conectada mediante corriente de 120V AC y tiene sistema de sonido para conectar dispositivos digitales.

Se dispuso un retrete de compostaje eléctrico privado adyacente a la esfera.

Luna, la más reciente y posiblemente más lujosa

Tiene el mismo diámetro que Eryn y Melody y la misma configuración de las cinco ventanas. Combina los mejores elementos de diseño de sus dos principales predecesoras.

Tiene una mesa fija estilo sofá en el lado izquierdo bajo una de las ventanas y una generosa zona de descanso estilo salón a lo largo de la pared trasera.

Debajo de la gran ventana del lado derecho, hay otro asiento, al lado de la pequeña cocina y área de fregador.

La cama es rectangular de tamaño doble plegada en ángulo con el techo, que se puede recoger durante el día a través de un sistema de elevación hidráulica operado eléctricamente para tener más espacio.

Es una esfera cómoda y acogedora en cualquier época del año con dos ventanas que se pueden abrir y por su calefacción eléctrica.

Ofrece agua filtrada, estantes con utensilios de cocina y todos los accesorios para hacer té y café.

Igualmente, ofrece el sistema de sonido para dispositivos multimedia. Tiene también un retrete eléctrico de compostaje en la base de la esfera, y un baño privado de 3 piezas con agua corriente situado en las instalaciones de la casa de baños central a 50 metros de la esfera.

La Luna se ubica en una arboleda artificial de troncos de cedro amarillo hacia la parte trasera de la propiedad.

Tiene una escalera de caracol mediante la que se accede a la esfera y desde su interior se disfrutan vistas a la arboleda de cedros y arces y al estanque.

La Cabaña de los Lobos, Parque Omega, Canadá

La Cabaña de los Lobos brinda la oportunidad a los más osados de disfrutar de una experiencia única en el corazón del bosque del Parque Omega, que es morada habitual de animales feroces, pero que apasionan a los amantes de las aventuras insólitas.

Esta convivencia poco habitual es la que brinda este hospedaje del Parque Omega, en la localidad de Montebello, Quebec. Se trata de un nuevo concepto de alojamiento en el corazón del bosque, cerca de la naturaleza, que invita a vivir una noche inusual.

Es el lugar donde es posible convivir con lobos en su hábitat natural, pero también con osos, e incluso compartir y alimentar venados y renos.

Además, visitar este parque es, de entrada, una experiencia inolvidable por su bello paisaje, sobre todo cuando está cubierto por completo de nieve, conocer cada una de las especies animales que allí cohabitan y poder alimentarlos con seguridad y facilidad.

Estos animales están completamente en libertad por el parque y es posible verlos de cerca al pasar con vehículos especialmente acondicionados con todas las precauciones necesarias.

Además, se cuenta con la compañía de guías conocedores del lugar que orientan y narran la historia del parque, así como aspectos de cada animal.

Esta es una de las más lujosas cabañas que existen en el parque, con miradores panorámicos espectaculares del paisaje, pero sobre todo del comportamiento de estos increíbles caninos cuando están en manada con sus cachorros.

Es una visión exclusiva que se tiene desde la comodidad de una acogedora y contemporánea habitación.

En la Cabaña de los Lobos hecha con troncos pueden hospedarse hasta cuatro personas de manera cómoda y agradable, con todo el confort y todo lo necesario para sentirse como en casa, pues se dispone de una cocina totalmente equipada, un baño con todos sus servicios, ropa de cama y toallas.

Pasar una noche en la Cabaña de los Lobos en el Parque Omega brinda la ocasión exclusiva, tanto personal como de toda la familia y amigos, de experimentar una interacción cara a cara con estos fieros animales, algo que no se consigue en ningún otro lugar de Norteamérica.

La experiencia que se compartirá en familia o con los amigos en esta cabaña, proporcionarán la adrenalina que se traduce en momentos exclusivos y sorprendentes, que se recordarán por siempre, lo que convierte a este hospedaje en uno de los hoteles más extraños de América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here