La Selva Negra Alemana. 7 Lugares Por Visitar En Esta Región

La Selva Negra alemana con sus oscuras colinas cubiertas de árboles es una de las regiones de montaña más visitadas de Europa. Se encuentra en la esquina suroeste de Alemania y se extiende 160 kilómetros. Va desde Pforzheim en el norte a Waldshut en el sur. Mientras que al oeste, desciende al Valle del Rin en una escarpada cortada por valles. Al este, baja suavemente hacia los valles superiores del Neckar y del Danubio.

El norte de la Selva Negra alemana alcanza su punto más alto en el Hornisgrinde en 1.166 metros. Y las atracciones turísticas principales son las instalaciones de balnearios de ciudades como Baden-Baden. La región central de la Selva Negra alcanza su punto más alto en el Kandel a 1.241 metros. Entre los hermosos valles de Simonswald, Elz y Glotter. El área más popular entre los turistas es el tramo a lo largo del ferrocarril de la Selva Negra y el Triberg con sus famosas cascadas. El sur de la Selva Negra, quizás la parte más magnífica. Está dominado por el Feldberg de 1.493 metros de altura. Además de su popularidad entre los excursionistas y los ciclistas, la Selva Negra alemana es también el área de esquí más antigua de la nación.

Conoce estas 7 Atracciones Turísticas de la Selva Negra Alemana

1.- Baden-Baden

Este lugar ha sido bendecido con un clima maravillosamente suave y numerosas aguas termales. Baden-Baden ha sido durante siglos uno de los destinos de spa más populares del mundo. Los visitantes vienen desde lejos, y lo han estado haciendo desde la época romana. Sólo por las famosas aguas terapéuticas de esta hermosa ciudad. Estas se encuentran en balnearios de lujo como el Friedrichsbad con su hermoso entorno de estilo romano. O en numerosos baños públicos asequibles.

Baden-Baden también es muy popular entre los entusiastas de los deportes, especialmente los excursionistas. En invierno atrae miles de esquiadores de esquí nórdico y de bajada. Gracias en parte a la magnífica ruta turística Schwarzwald-Hochstrasse. Baden-Baden es el lugar perfecto para comenzar a explorar la hermosa Selva Negra alemana.

2.- Freiburg im Breisgau: La puerta de entrada a la Selva Negra

Rodeado de colinas arboladas, Freiburg im Breisgau es considerado la puerta de entrada de la Selva Negra alemana. La montaña Schauinsland de 1.284 metros de altura, ofrece impresionantes vistas de la región. Los numerosos arroyos todavía circulan por las calles del casco antiguo de la ciudad. Es un hermoso lugar para explorar a pie. Especialmente si se inicia a lo largo de Kaiser-Joseph-Strasse. Esta calle divide el casco antiguo en una mitad oriental, con el Minster, y una mitad occidental con el Ayuntamiento y la Universidad. En el lado sur se encuentra la vieja Martinstor (Puerta de San Martín). Y a una corta distancia a pie la Münsterplatz, con numerosos edificios antiguos bien conservados. Incluyendo el Salón rojo de los Comerciantes (Kaufhaus) que data de 1532.

Otros puntos destacados de la ciudad incluyen la Puerta de Suabia del siglo XIII con sus pinturas murales y dioramas. La Rathausplatz con su estatua de Berthold Schwarz, un fraile franciscano que se dice que inventó la pólvora en 1359. La Iglesia gótica de San Martín, con un interior y un claustro bellamente restaurados. Y la encantadora Casa de la Ballena (Haus zum Walfisch), una casa de estilo gótico tardío que fuera residencia del emperador Maximiliano.

No dejes de cnocer los 10 Mejores Sitios que ver en Alemania

3.- Kloster Maulbronn

A sólo 18 kilómetros al noreste de Pforzheim se encuentra la encantadora ciudad de Maulbronn. Está situada en las estribaciones del Stromberg. Y es el hogar de su famosa abadía cisterciense, Kloster Maulbronn. Fundado en 1147, es el más bello de todos los monasterios alemanes supervivientes. Un punto destacado es su gran patio central rodeado de bonitos edificios de entramado de madera.

El más notable de estos edificios históricos, construido en un estilo entre el románico y el gótico, se llama el “Paraíso”. Consiste en el pórtico de la iglesia de Santa María, consagrada en 1178. Destacan un crucifijo de piedra de 1473, y sus espléndidos puestos de coro del siglo XV. Junto a él está el magnífico claustro, con una casa de fuentes. Además de los refectorios de los monjes y hermanos de laicos. Una variedad de excelentes visitas guiadas están disponibles.

4.- Freiburg im Breisgau Münster

Este monasterio fue construido entre los siglos XIII y XVI y es una de las grandes obras maestras de la arquitectura gótica en Alemania. Tiene un hermoso interior con muchas obras de arte. Entre ellas, vitrales del siglo XIV en los pasillos. Además un retablo famoso que data de 1512 y un retablo de la Capilla de la Universidad por Hans Holbein el Joven de 1521. Desde la plataforma de la Torre de 116 metros de altura se tienen magníficas vistas de la ciudad vieja.

5.- La Selva Negra alemana en coche: Rutas Turísticas

Probablemente el más famoso de los caminos de conducción de la región es el Camino Bosque Negro (Schwarzwald-Hochstrasse). Esta espectacular ruta sigue una cresta de colinas a través de bosques de abeto. Ofrece amplias vistas desde Baden-Baden a lo largo del Hornisgrinde a la meseta de Kniebis en Freudenstadt. La vía hacia el sur de la carretera va de Triberg a Waldshut.

Otra ruta popular es la carretera del valle de la Selva Negra (Schwarzwald-Tälerstrasse). Comienza en Rastatt. Es hogar del suntuoso Schloss, antigua residencia de verano de Margravine Sibylla Augusta de Baden-Baden. Allí veremos la mayor colección de porcelanas de Meissen en el mundo. Desde aquí, la carretera asciende el valle de Murg. Pasando la imponente Presa de Schwarzenbach antes de continuar por Freudenstadt. Es aquí donde se encuentra con el camino Bosque Negro a Alpirsbach. Los aficionados al Spa podrán probar la ruta del balneario de la Selva Negra (Schwarzwald-Bäderstrasse). Un circuito de 270 kilómetros que incluye una serie de balnearios entre Pforzheim y Freudenstadt, entre ellos Baden-Baden

6.- El hermosos pueblo de Pforzheim

Famoso por su joyería y orfebrería, Pforzheim se encuentra en la franja norte de la Selva Negra alemana. Específicamente en la confluencia de los ríos Enz, Nagold y Würm. Pforzheim es una excelente base desde la que explorar los valles de estos ríos y el norte de la Selva Negra. También es el punto de partida de tres senderos de la Selva Negra. Destacan Schlosskirche, parte del palacio original de los Margraves de Baden-Durlach. Con su antigua torre y la iglesia del palacio. Además la preciosa plaza Marktplatz con sus tiendas y cafés. Sus antiguas iglesias (la iglesia románica de San Martín del siglo XII es una de las mejores). Y las ruinas romanas, incluyendo los restos de una villa romana del siglo II.

Te mostramos los Castillos más hermosos de Alemania

7.- Museo de la Selva Negra Alemana

El Museo de la Selva Negra (Schwarzwaldmuseum) se encuentra en Triberg. Cuenta con 18 salas de exposición únicas que revelan los estilos de vida y las tradiciones de la región. Contiene colecciones de artes y oficios, así como piezas de mobiliario y artefactos personales. Otro buen lugar para explorar la Selva Negra es la pequeña ciudad de Schonach. Famosa por tener el reloj de cuco más grande del mundo, que domina el centro de la ciudad.

También hay que destacar el Museo al Aire Libre de la Selva Negra cerca de Gutach. Con una casa de campo que data de 1612, junto con otros edificios históricos utilizados como telón de fondo. Allí se pueden ver interesantes exposiciones sobre la historia de la región y las prácticas tradicionales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.