El arte es una forma de expresión de lo que apreciamos de nuestro entorno. Podemos decir que el arte está desde la creación del hombre y evidencia de ello es el Arte Rupestre. En la Cueva de Santimamiñe ubicada en el País Vasco en España podemos ver demostraciones de arte rupestre y en este artículo hablaremos de ello.

Cueva de Santimamiñe

¿Cómo es la Cueva de Santimamiñe?

Primero debemos decir que la Cueva de Santimamiñe es una de las más lindas del País Vasco. Posee una longitud de unos 365 metros y en ella se pueden apreciar abundantes formaciones cálcicas con una gran cantidad de estalactitas y estalagmitas que forman unas figuras bastante curiosas. Por otro lado se pueden apreciar cortinas de carbonato cálcico las cuales pueden ser de diversos colores los cuales dependen de los óxidos que se encuentren en el agua.

A unos 60 metros de la entrada se puede apreciar en la parte superior izquierda de la Cueva de Santimamiñe una pequeña galería la cual se puede separar en dos partes. La primera parte es considerada como una antesala a las pinturas mientras que la segunda es la cámara principal de pinturas.

Vestíbulo

El vestíbulo se encuentra prácticamente en toda la entrada de la Cueva de Santimamiñe, en ella se pueden apreciar pinturas que los cuales se han convertido en hallazgos arqueológicos  que van desde el Paleolítico Superior hasta la época romana.

Es importante recalcar que la época más relevante que se puede apreciar en estas obras es la Magdaleniense a la cual pertenecen la gran mayoría de pinturas y grabados.  En el vestíbulo se encontró un conchero el cual sirvió como evidencia para la importancia de los crustáceos en la alimentación del hombre prehistórico.

Salas

En total, dentro de la Cueva de Santimamiñe se han encontrado 47 pinturas, todas estás son de figuras de animales. Dentro de estos animales se han encontrado 32 bisontes, 7 cabras, 6 caballos, 1 siervo y 1 oso.  Todas las figuras están representadas de forma monocrómica y se empleo el carbón para el diseño de estas figuras.

Las primeras figuras se pueden encontrar en la sala principal, la cual está bastante cerca de la entrada, unos 10 metros después del vestíbulo.  Al caminar un poco más adentro de la cueva se puede apreciar otro conjunto de figuras dentro de las cuales se destacan un bisonte  un caballo.

La cámara principal posee una forma cuadrangular con unas medidas de unos 4 metros de longitud, 3 metros de ancho y 3,5 metros de altura. Es importante mencionar que el conjunto más relevante de la Cueva de Santimamiñe se encuentra en esta cámara principal.

En la antecámara se puede apreciar un conjunto de figuras las cuales están bastante deterioradas, en ellas se pueden observar caballos y bisontes. Por su parte, cerca de la entrada se aprecian un grupo de bisontes los cuales están grabados y pintados. En la parte superior derecha de la sala principal, cerca de una estalagmita cónica se pueden apreciar 8 bisontes, un caballo y una línea arqueada.

Cueva de Santimamiñe

Mirador

El mirador se encuentra en la parte posterior de la cueva, este es el lugar en dónde se reúnen los guías con las visitas guiadas. En este punto podemos apreciar la vegetación que rodea a la cueva de Santimamiñe.

Historia de la Cueva de Santimamiñe

Lo primero que se debe resaltar de la Historia de la Cueva de Santimamiñe es que su descubrimiento fue totalmente casual. Esta historia inicia con unos jóvenes quienes descubrieron esta cueva mientras jugaban, dicho descubrimiento data del año 1.916. Estos jóvenes apreciaron las pinturas de la sala principal de la cueva.

Este descubrimiento pudo haber quedado en el olvido si la noticia no hubiese llegado a Jesús Guridi quien era un Catedrático del Instituto donde estudiaban los jóvenes. Este profesor corrió a informarle a la Diputación quienes posteriormente se hicieron a cargo de investigaciones en la cueva.

Esta nueva cueva llamó mucho la atención del Abate H. Breuil quien se encontraba trabajando en ese momento en el estudio del arte parietal prehistórico, tema del cual ya habría publicado estudios muy importantes.  Este abate acudiría personalmente a la cueva para constatar el descubrimiento, posterior a esta visita, fue el descubrimiento del yacimiento prehistórico a manos del Dr. Enrique Eguren quien era un profesor de la Universidad de Oviedo.

Cueva de Santimamiñe

Los primeros estudios de la Cueva de Santimamiñe se llevaron a cabo por el  Dr. Fernando de la Quadra Salcedo en el “Boletín de la Comisión de Monumentos de Vizcaya” publicado en el año 1.918. Estos estudios giraban en torno a las pinturas descubiertas en la cueva, se hizo mención de que probablemente este hallazgo estaba incompleto por lo que se procedió a una excavación del yacimiento arqueológico.

Estas excavaciones fueron encomendadas al Dr. Telesforo de Aranzadi, profesor de la Universidad de Barcelona, al Dr. José Miguel de Barandiarán un seminarista de Vitoria y al Dr. Enrique de Eguren quien fuese profesor de la Universidad de Oviedo. Estos tres hombres eran quienes llevaban a cabo la investigación más científica en torno a los yacimientos prehistóricos en el País Vasco.

Los trabajos de excavación iniciaron en el año 1.918 y culminaron para el año 1.926, es importante mencionar que este trabajo transcurrió sin interrupciones. Pese a ello, la exploración de la cueva aún no se había concluido.

Gracias a miembros del Centro Excursionista Vizcaíno dentro de los cuales estaba el Dr, Roberto Moro, en el año 1.953 se descubrieron unas nuevas pinturas fuera de la sala antigua. Este nuevo descubrimiento sería confirmado en el año 1.954 por obra de los Dr. Francisco Mateo y del Dr. Francisco Morales. Finalmente en el año 1.962 uno de los guías de la cueva completó el hallazgo más reciente de la cueva con otro conjunto de figuras.

Cueva de Santimamiñe

Por otro lado, en el yacimiento arqueológico de Santimamiñe se han encontrado todos los niveles arqueológicos que van desde el aurignaciense antiguo hasta el Bajo Imperio. En la actualidad, la mayor parte del yacimiento ya ha sido excavada.

Arte rupestre de la Cueva de Santimamiñe

La Cueva de Santimamiñe es considerado como uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Bizkaia. En esta cueva se han conservado restos de asentamientos humanos que datan de más de 14.000 años y alberga en su interior casi media centena de pinturas rupestres. La mayoría de estas pinturas datan del periodo Magdaleniense del Paleolítico Superior el cual data aproximadamente del año 13.000 antes de Cristo (a.C).

En estas pinturas se pueden apreciar representaciones de diferentes animales, entre ellos destacan los bisontes, caballos, ciervos, cabras y osos pardos.  Estas figuras se distribuyen en tres zonas de la cueva, estas son el vestíbulo, la sala principal y la sala nueva de pinturas.

Todas estas representaciones de animales fueron pintadas con carbón o bien grabadas con el mismo material. El conjunto artístico de la Cueva de Santimamiñe se compone por la siguiente cantidad de figuras:

  • 32 bisontes.
  • 7 cabras de montañas.
  • 6 caballos.
  • 1 oso.
  • 1 ciervo.
  • El resto de las figuras son restos incompletos de otras figuras.

En la actualidad, el acceso a la zona de pinturas rupestres de la cueva de Santimamiñe se encuentra cerrada al público, sin embargo estas obras de arte rupestre se pueden apreciar por medio de recorridos virtuales en 3D los cuales se realizan en el Centro de Interpretación. Sin embargo, aún los visitantes pueden ingresar a la cueva pero no a la sección de pinturas rupestres.

Descubrimiento e investigaciones realizadas

A principios del siglo XX, exactamente en el año 1.916 un grupo de jóvenes que se encontraba jugando en las adyacencias de la cueva decidieron adentrarse en la cueva. Para seguir avanzando arrancaron unas estalactitas gigantes y esto les permitió descubrir un pasadizo que los llevó a la sala de pinturas.

Cueva de Santimamiñe

Pese a esta hazaña, no le dieron mucha importancia hasta que meses después en ese mismo año Jesús Guridi escuchara el relato de uno de los jóvenes que descubrió la cueva. Atraído por este relato, el compositor organizaría una excursión con los jóvenes para constatar el relato.

Luego de ver por sus propios ojos los dibujos de arte rupestre, Guridi comunicaría este hallazgo en Bilbao a la Comisión de monumentos de Vizcaya. Un año después, delegados de esta comisión en compañía de Guridi se adentraron en la cueva y constataron la existencia y descubrimiento en un acta que data del  15 de mayo del año 1.917

Luego de su descubrimiento, las cuevas serían estudiadas inicialmente por el Abate Breuil quien se encargó de hacer la primera certificación oficial de la antigüedad de las pinturas. Esta confirmación incentivaría la realización de estudios y excavaciones. El estudio principal sería llevado a cabo por el sacerdote y antropólogo José Miguel de Barandiarán y el investigador Enrique Eguren. Dicho estudio consistió  en la excavación de la entrada de la cueva.

A finales del siglo XX se llevaron a cabo estudios con el fin de determinar el daño que se había producido al conjunto de las pinturas. Estos estudios fueron determinantes y concluyeron que era necesario limitar el acceso con el fin de evitar la modificación de las condiciones medioambientales del microclima que existía en la cavidad.

En vista a las conclusiones de este estudio, se tomaron medidas como la limitación del aforo diario a 75 visitantes y además cerrar la cámara principal de pinturas. Para noviembre del año 2.006 se incluyó la cueva quedó incluida en la candidatura del Arte Rupestre Paleolítico de la Cornisa Cantábrica para ser declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Esta candidatura sería aprobada por el Consejo de Patrimonio Histórico para ser presentada ante la UNESCO en el año 2.007. Para el año 2.008 la UNESCO nombraría a la Cueva de Santimamiñe y a otro conjunto de cuevas del País Vasco como Patrimonio de la Humanidad.

Para el año 2006  cerrarían el acceso al público totalmente y se emprendieron acciones para la conservación de esta cueva. Dichas acciones de conservación contemplaban el desmontaje  de las instalaciones de iluminación así como también la limitación de las visitas al vestíbulo de la cavidad.

¿Cómo llegar a la Cueva de Santimamiñe?

La Cueva de Santimamiñe se encuentra en la municipalidad de Kortezubi en Bizkaia el cual es un pequeño municipio del País Vasco. La carretera que une el interior de Bizkaia con Urdaibai  atraviesa este municipio. La municipalidad de Kortezubi queda a 5 minutos de Gernika pero la cueva de Santimamiñe se encuentra un poco más allá como a unos 10 minutos después de Gernika.

Cueva de Santimamiñe

A medida que nos acercamos a Gernika debemos evitar adentrarnos en la villa por lo que debemos tomar la circunvalación en dirección a las Playas/Lekeitio, por la BI-635 hasta llegar a la rotonda del barrio de Barrutia y así podemos continuar  por la BI-2238 durante unos 2 kilómetros.

Luego de que pasemos el barrio de Idokiliz y antes de llegar al centro de Kortezubi debemos tomar el desvío a la BI-4244.  Una vez hayamos tomado la BI-4244, esta carretera nos conducirá directamente a la Cueva de Santimamiñe. Al final de esta carretera de aproximadamente llegaremos a la entrada de la Cueva de Santimamiñe.

Visitas guiadas y tour virtual 3D

Es importante mencionar que para realizar la visita guiada es necesario hacer una cita previa. Para hacer tu cita puedes contactar a los siguientes números telefónicos 94 465 16 57 /94 465 16 60 o bien escribir un correo a la siguientes dirección de correo electrónico [email protected]

Una vez hayas hecho tu reservación y te encuentres en la Cueva de Santimamiñe, un guía se encargará de organizar al grupo y dar las instrucciones pertinentes.  A partir de allí comienza tu aventura en la cueva pero primero realizaras una pequeña para en el mirador para conocer el entorno de la cueva.

Al estar dentro de la cueva Una vez dentro de la Cueva de Santimamiñe la visita comienza con el vestíbulo, lugar donde se desarrollan los trabajos de excavación arqueológica. Es importante recalcar que las salas donde se encuentran las pinturas rupestres no se permite su acceso con la finalidad de evitar su deterioro.

Para finalizar el recorrido desciendes de regreso a un tramo que te llevará a una Sala de Proyecciones en donde disfrutaras un recorrido virtual en 3D de la totalidad de la cueva y de las salas de pintura rupestre. En esta sala, el público se colocará unas gafas especiales para observar de nuevo la caverna gracias a la recreación virtual. Este video tiene una duración de una hora y media y las explicaciones se hacen en lengua euskera, castellano, inglés y francés.

Gracias a esta recreación en 3D, los turistas tienen la oportunidad de conocer la caverna sin dañar el patrimonio de la Cueva de Santimamiñe. Este daño se produce debido a las  altas cantidades de CO2 que se producen por el tránsito de usuarios quienes progresivamente van deteriorando el conjunto de las pinturas de la caverna.

En este artículo pudimos conocer acerca de la Cueva de Santimamiñe ubicada en el país Vasco en España. Su descubrimiento es curioso ya que fue accidental, a raíz de ello procedieron a hacerse investigaciones dando como resultado que su arte rupestre pertenece principalmente a la cultura magdaleniense. Es importante mencionar que el acceso a las pinturas permanece cerrado y las visitas son sumamente controladas para evitar el deterioro de esta cueva que es patrimonio de la humanidad. También te pueden interesar los siguientes artículos:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here